Amazon podría haberse beneficiado al recopilar datos de sus vendedores para lanzar productos bajo su propia marca. De acuerdo con un reporte de The Wall Street Journal, ex empleados de la compañía confesaron que accedieron a información de ventas de productos específicos que más tarde sirvieron para lanzar artículos bajo la marca AmazonBasics.

A pesar de que Amazon ha declarado en reiteradas ocasiones que no utilizan los datos de vendedores para competir con ellos en su plataforma, lo cierto es que esta práctica ha sido llevada a cabo por diversos gerentes de área.

El caso más evidente es el de un organizador para el maletero del auto fabricado por FORTEM, del cual se generó un reporte de 12 meses con información detallada de las ventas y gastos adicionales en comisiones y publicidad. El producto era único en su categoría desde su lanzamiento en 2016, hasta que AmazonBasics lanzó tres variantes del mismo organizador para maletero en octubre de 2019.

A pesar de que esta estrategia está prohibida en Amazon, los ex trabajadores dijeron que esas reglas no se aplican de manera uniforme y que existen formas de evitarlas. Recolectar datos específicos era una práctica común que seguían algunos con el fin de beneficiar los productos fabricados por Amazon.

Actualmente las marcas propietarias de la empresa constituyen el 1% de las ventas de retail, aunque su objetivo es crecerlo al 10% para el 2022. El diario menciona que algunos ejecutivos tuvieron acceso a datos que contenían información propietaria que utilizaron para investigar los artículos más vendidos contra los que querían competir.

Extraer la información se convirtió en algo habitual en los procesos operativos de Amazon cuando deseaban lanzar productos electrónicos, maletas, artículos deportivos y de otros departamentos. Los informes detallados como el de FORTEM, o del fabricante de mobiliario Echelon Products, fueron utilizados para investigar el desarrollo y posteriormente lanzar un producto que compitiera directamente con ellos.

Amazon emitió un comunicado en el que dice que analizan los datos de ventas y tiendas «para proporcionar la mejor experiencia posible a sus clientes», sin embargo, «prohíben estrictamente a los empleados el uso de datos no públicos específicos del vendedor para determinar qué productos de sus marcas propietarias lanzar».

Este es el tercer escándalo que enfrenta la compañía en menos de un mes. Anteriormente fue señalada al ocultar «por error» productos de otros vendedores que ofrecían envío más rápido que Prime. A esto se suma la polémica por el despido de un trabajador que lideraba una huelga al exigir mejores condiciones de protección a los empleados frente a la pandemia del coronavirus.

Ahora en Hipertextual

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.