El miedo al coronavirus agotó las mascarillas en las farmacias españolas en febrero. Al principio nadie las llevaba, pero apenas un par de días antes de que se decretara el estado de alarma en el país, en Madrid ya se paseaban personas con ellas puestas. Pero, ¿cómo se contagia el coronavirus? ¿Son necesarias las mascarillas para todo el mundo o mejor se las dejamos a los sanitarios?

«Según la evidencia actual, el virus COVID-19 se transmite principalmente entre personas a través de gotitas respiratorias [gotitas de Flügge] y rutas de contacto», indican desde la Organización Mundial de la Salud (OMS) en una nueva publicación. «En un análisis de 75.465 casos de COVID-19 en China, no se informó la transmisión aérea», añaden.

Estas gotitas salen de la persona infectada cuando tose o estornuda y pueden entrar en contacto con personas que el enfermo tenga a un metro y contagiarse por el contacto de estas gotas con la mucosa (boca y nariz) o los ojos de la otra persona. Por eso es clave el distanciamiento social cuando uno sale a comprar, trabajar o pasear al perro. Es más, las recomendaciones incluyen no hablar con nadie para minimizar el riesgo.

La transmisión también puede darse a través de objetos que tenga la persona infectada en su entorno, ya que si ha tosido o estornudado, el virus ha podido caer en esos objetos y sabemos que puede permanecer activo horas o incluso días, dependiendo del material del que esté hecho cada objeto o superficie.

De ahí la importancia de utilizar guantes cuando uno va a comprar y desinfectar las superficies. No obstante, no hay que confiarse con el uso de los guantes, ya que puede dar una falsa sensación de seguridad. ¿Lo mejor? Lavarse muy bien las manos aún habiéndolos usado.

¿Cuánto tiempo puede durar el coronavirus en objetos y superficies?

Los expertos apuntan, según señala Ana Molina en un vídeo de Intagram, que aunque es posible que se pueda dar un contagio por el aire, es poco probable: «El sarampión tiene una tasa de contagios muchísimo más alta, porque sí se contagia típicamente por el aire», señala.

De hecho, la doctora Molina también menciona un estudio realizado en hospitales de Singapour en los que se analiza el aire y las superficies de habitaciones con pacientes infectados por coronavirus. No se encuentra en el aire, pero sí en las rendijas del aire acondicionado y otras superficies.

Recordemos las medidas higiénicas que nos han dicho en innumerables ocasiones los expertos durante esta pandemia: lavarse muy bien y muy a menudo las manos; toser o estornudar en el reverso del codo, mantener la distancia social al salir de casa y aislar a los pacientes leves en casa, es decir, que tengan una zona solo para ellos, para evitar que otras personas puedan contagiarse también. En el caso de los casos más graves, lo mejor es acudir a urgencias.

Por último, las mascarillas solo sirven para evitar nuevos contagios. Es decir, una persona contagiada o que crea que puede estarlo porque ha tenido contacto con otros pacientes, debe usarla para evitar que al hablar, estornudar o toser, las gotitas de Flügge salgan despedidas e infecten a otras personas o se pose el virus en superficies y objetos.

Por último, pero no menos importante: las mascarillas las necesitan los sanitarios que sí están en contacto continuo con personas que están infectadas y pueden desprender estas gotitas e infectarlos, de ahí la importancia de que en estos momentos falten recursos.

Ahora en Hipertextual

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.