Una vez que Sony reveló las características técnicas de la PlayStation 5, finalmente es posible realizar una comparativa con su principal rival, la Xbox Series X de Microsoft. Es importante señalar que, por el momento, únicamente contamos con una tabla de números; cuando hablamos de consolas de videojuegos, lo mejor es esperar a tener ambas propuestas y comprobar su rendimiento al momento de jugar.

En la próxima generación, tanto Sony como Microsoft utilizarán múltiples tecnologías propietarias, lo cual les permitirá aprovechar todo el rendimiento de sus componentes de hardware y adaptarlos a sus necesidades. Nos encontramos ante las consolas con más tecnologías patentadas por parte de sus responsables. Por lo tanto, ahora más que nunca es poco acertado comenzar a sacar conclusiones sobre qué consola es más poderosa.

PlayStation 5 Xbox Series X
CPU AMD Zen 2 personalizado con 8 núcleos y frecuencia de reloj variable de 3,5GHz AMD Zen 2 personalizado con 8 núcleos y frecuencia de reloj de 3,8GHz
GPU AMD con arquitectura RDNA 2 personalizada, 36 unidades de cómputo a 2,23GHz y 10.28 Teraflops. Soporte para Ray Tracing AMD con arquitectura RDNA 2 personalizada, 52 unidades de cómputo a 1,825 GHz y 12 Teraflops. Soporte para Ray Tracing
Memoria RAM 16GB GDDR6 16GB GDDR6
Ancho de banda de memoria 448 GB/s 10GB a 560GB/s y 6GB a 336GB/s
Almacenamiento interno SSD NVMe de 825 GB personalizado SSD NVMe de 1 TB personalizado
Velocidad del almacenamiento 5,5 GB/s (Sin comprimir), 8-9 GB/s (Comprimido) 2,4 GB/s (Sin comprimir), 4,8 GB/s (Comprimido)
Almacenamiento expandible Ranura de expansión NVMe SSD Tarjeta de memoria Seagate de 1 TB
Almacenamiento externo Soporte para HDD por USB Soporte para HDD por USB
Unidad óptica 4K UHD Blu-ray 4K UHD Blu-ray
HDMI 2.1 (4K/120Hz, 8K) 2.1 (4K/120Hz, 8K)

Desde luego, la tabla nos indica que la Xbox Series X supera el rendimiento de la PlayStation 5 gracias a su GPU. La propuesta de los de Redmond alcanza las 56 unidades de cómputo y 12 Teraflops, mientras que el hardware japonés llega a las 36 unidades de cómputo y 10,28 Teraflops. Sin embargo, Sony ha dejado claro que la PS5 puede incrementar su rendimiento gracias a la tecnología SmartShift de AMD, la cual permitirá al CPU compartir la energía que no está usando a la GPU.

En lo que se refiere a la superioridad de la PS5, su sistema de almacenamiento interno SSD promete ser de los más rápidos que se han visto en el mercado. Su velocidad de 5,5 GB/s en datos descomprimidos y entre 8 y 9 GB para datos comprimidos, superan con facilidad a los 2,4 GB/s y 4,8 GB/s de la Xbox Series X. Nuevamente lo menciono: son números que los desarrolladores tendrán que aprovechar en sus títulos y en estos momentos significan poco al estar plasmados en una tabla.

No obstante, los números que han compartido las dos compañías siguen siendo promesas que deben someterse a pruebas. Tendremos que comprobar por nuestra cuenta que Microsoft aprovechará los 12 Teraflops, o que Sony realmente podrá elevar el rendimiento de su GPU cuando sea necesario. Es muy probable que las consolas ofrezcan un rendimiento final bastante parejo, pues cada una sacará fruto de las ventajas que tiene sobre la otra. No tendrán sentido los conflictos absurdos entre "fans" que se han generado en las últimas horas.