Nokia es otro de los fabricantes que está aprovechando la nostalgia para reclamar un hueco en la industria de la telefonía móvil. Hoy, sorpresivamente, resucitaron el mítico 5310 XpressMusic, un terminal que triunfó durante el 2007, justo antes del dominio absoluto de los smartphones. Si bien la nueva propuesta ha renunciado a la denominación "XpressMusic", conserva su teclado físico y distintivo panel con los controles de música.

Su diseño, de hecho, es bastante similar al que vio la luz hace más de una década. No obstante, ahora han eliminado los marcos laterales para darle un aspecto más moderno. Los bordes se mantienen en color rojo y ahora el lado derecho incorpora los controles de volumen. El izquierdo continúa ofreciendo los botones tradicionales de reproducción musical.

Si todavía no queda claro que el modelo sigue enfocado en la reproducción de audio, Nokia ha integrado un par de altavoces estéreo en la región frontal y, además, tiene soporte para radio FM. Por supuesto, tiene puerto Jack de 3,5 milímetros para conectar auriculares y micro USB.

La pantalla es QVGA y mide 2.4 pulgadas. La memoria RAM, por su parte, es de 8 MB y el almacenamiento interno de 16 MB, no obstante, incluye una ranura para tarjetas microSD de hasta 32 GB. En la superficie delantera encontramos una cámara VGA con flash. La batería, además de removible, presume una capacidad de 1200 mAh; puede durar hasta 30 días en reposo al usar una sola SIM, o 22 si se usa la segunda ranura para tarjeta Mini SIM.

No incorpora Android como sistema operativo, sino Nokia Series 30+. Esto podría ser un punto negativo para algunos consumidores, pues no tendrán la posibilidad de instalar aplicaciones como WhatsApp. Para finalizar, el teléfono tiene soporte para Bluetooth 3.0. El nuevo Nokia 5310, disponible en variantes negro/rojo y blanco/rojo, llegará a Europa durante abril y tendrá un precio de 39 euros.