– Mar 19, 2020, 4:09 (CET)

Las mejores películas del 2019 que ya están disponibles para ver durante la cuarentena

¿Necesitas opciones cinematográficas para pasar la cuarentena? Hagamos un repaso por las mejores películas del año 2019 ahora en streaming, que puedes disfrutar mientras te quedas en casa.

Lo sabemos: la cuarentena puede resultar tediosa y hasta poner los nervios de punta. Por eso, intentamos ayudarte a que te quedes en casa, con una selección de las mejores películas del 2019 que puedes ver ahora mismo en tus plataformas streaming favoritas. Sin orden en especial, esta es nuestra lista:

Netflix

El Irlandés, de Martin Scorsese

La multinominada al premio Oscar de la Academia es una de las joyas del catálogo del gigante de las plataformas streaming. Si antes de la entrega de premios no tuviste la paciencia de ver las tres horas completas de esta pequeña obra de arte, este es el momento. Lo mejor de Scorsese, condensado en un repaso a lo más destacable de su filmografía.

Historia de un matrimonio, de Noah Baumbach

Otra de las grandes nominadas al Oscar que ahora puedes disfrutar con paciencia y degustar como un buen vino, su ritmo lento y pausado que narra la historia del desamor de una forma extrañamente sutil y dolorosa. Si lo tuyo es el drama, esta es tu opción durante la cuarentena.

Dolemite es mi nombre, de Craig Brewer

Eddie Murphy es un buen actor si la oportunidad se lo permite y Brewer no solo se la brindó, sino que creó el escenario perfecto para un revival a toda regla de la carrera del que fuera el humorista más famoso de la década de los ochenta. La redención no llegó del todo, pero aun así, el film es lo suficientemente disfrutable para darle una segunda mirada con más aprecio del que tuvo durante su estreno.

High Flying Bird, de Steven Soderbergh

Soderbergh en lo que mejor sabe hacer: crear un escenario sofisticado para criticar y mostrar dilemas existenciales colectivos. El director tiene un pulso estupendo para narrar historias pequeñas con cierta elegancia que se tilda de snob pero que en esta ocasión, funciona de maravilla en este drama deportivo/corporativo con tintes de gran intriga social. Si no escuchaste de ella el año pasado (pasó desapercibida en cierta manera) es buen momento para darle una oportunidad.

Los dos papas, de Fernando Meirelles

Con un estilo pausado, contemplativo y por momentos hipnótico, esas conversaciones imaginarias entre dos de los Papas más controvertidos de la historia, es una rara reflexión sobre lo humanismo en una época cínica. Si tienes la suficiente paciencia y tiempo, esta es una extraña reflexión sobre pequeños grandes cuestionamientos sobre la sensibilidad moderna a la religión, la fe y la esperanza.

Atlantics, de Mati Diop

Este drama sobrenatural fue aclamado como uno de los mejores films del año pasado, pero pasó desapercibida en la temporada de premios. Aclamada por su sólido guion y una estructura argumental original, te sorprenderá si estás en busca de una película que pueda sacarte del tedio.

I Lost My Body, de Jérémy Clapin

Nominada a mejor película animada en la pasada edición de los Oscar, esta surreal historia sobre una mano amputada en busca de su cuerpo, es también una cuidada alegoría sobre los dolores y los terrores de lo contemporáneo. Un pequeño experimento argumental de extraordinarios resultados.

Fábrica estadounidense, de Steven Bognar y Julia Reichert

Este documental con aires de ficción analiza desde una perspectiva nueva, la dimensión sobre el libre mercado y la idea corporativa estadounidense, desde la inusual mirada a una fábrica de General Motors en los suburbios de Dayton, operada por corporación china Fuyao. Con un insólito parecido a The Office pero en una versión más siniestra, es toda una sorpresa entre el catálogo de Netflix.

Amazon Prime Video

One Child Nation, de Nanfu Wang

La política de “un solo niño” de China ha sido una de las aproximaciones más trágicas acerca del control del poder en la vida cotidiana e íntima de los ciudadanos. De 1975 a 2015, el régimen Chino utilizó los brumosos límites legales de la imposición para coartar la libertad personal y la libertad de movimiento en el territorio, y también como una forma de agresión directa.

Wang muestra la situación con una dureza inédita y violenta, que asombra además por su inteligencia visual.

El informe, de Scott Z. Burns

Si te interesan las grandes épicas periodísticas, El informe te asombrará por su buen uso de la dinámica dentro de la redacción de un periódico sino la forma en que la investigación manual, sigue siendo fundamental para la difusión de información vital para el mundo actual. Adam Driver y Annette Bening, es también una reflexión sobre la ética, la consciencia colectiva sobre la crueldad y el abuso del poder.

Climax, de Gaspar Noé

La productora A24 le permitió a Noé hacer prácticamente cualquier cosa en esta nueva muestra del lenguaje excesivo, barroco y por momentos insoportable del director. Pero si quieres hacer un viaje psicodélico a la pérdida de todo límite moral y físico en modo de bacanal iniciático, esta es tu película.

High Life, de Claire Denis

Robert Pattinson está de moda y en esta ocasión por buenas razones: para sorpresa de sus detractores, se ha convertido en un espléndido actor de cine independiente con un olfato infalible para las pequeñas obras icónicas. Ya lo demostró con The Ligthhouse de Robert Eggers y ahora con el drama espacial imposible de definir de manera sencilla de la francesa Claire Denis. ¿Quieres hacerte preguntas existencialistas que no sabías que podías pensar? Este argumento retorcido y extraño, es tu film de cabecera.

Tránsito, de Christian Petzold

¿Te gusta las historias de dobles identidades? Tránsito no es solo una de las mejores de los últimos años, sino la que además añade un tono de conspiración policíaca y política que la convierte en un extraño y efectivo híbrido que querrás ver.

El último hombre negro, en San Francisco de Joe Talbot

Sundance se rindió en honores frente a este drama durísimo sobre la segregación y el racismo, que evade lugares comunes para concentrarse en la idea del racismo que es parte de la vida cotidiana y de todas las pequeñas decisiones de una sociedad prejuiciosa. Una de las grandes películas del 2019 que seguro no conoces.

Fast Color, de Julia Hart

Gugu Mbatha-Raw crea un personaje lleno de maravillosos matices en una de las revisiones sobre superhéroes más ingeniosas del último lustro. Inteligente, sutil y llena de una inteligente combinación de pequeños homenajes al género, te devolverá la fe en las historias de origen de los héroes. Ojo con la escena de apertura: la más extraña en una película superheróica en años.

The Souvenir, de Joanna Hogg

Romance trágico para el paladar más exquisito: no te daremos ni el más mínimo spoiler de esta historia profunda, emocional y dura que convirtió a Honor Swinton Byrne y Tom Burke en estrellas del género. Pero si amas llorar a lágrima viva en argumentos sutiles y bien construidos, te recomendamos ya buscarla en el catalogo del canal.

Gloria Bell, de Sebastian Lelio

El remake nortamericano de la película chilena del mismo nombre del director es una preciosa reflexión sobre la vejez y el dolor femenino, encarnado por la siempre espléndida Julianne Moore ¿Necesitas alguna otra razón para verla? Fue considerada una de las mejores películas del 2019, a pesar que pasó desapercibida en la temporada de premios.

Under the Silver Lake, de David Robert Mitchell

No es tan mala como has leído en algunas críticas ni tan buena como aseguran sus entusiastas. Pero aún así, merece la pena el visionado aunque solo sea para analizar lo buen actor que puede ser Andrew Garfield cuando se lo permiten. Una rareza inclasificable.

HBO

Us, de Jordan Peele

Sí, sabemos que quizás no está la altura de la mucho más elaborada e ingeniosa Get Out, pero aún así es una maravillosa reflexión sobre el terror a partir del experimento argumental. Imposible de comprender al primer visionado, quizás sea el momento de darle una segunda oportunidad.

Her Smell, de Alex Ross Perry

¿Amaste El Hombre Invisible de Whannell? Elisabeth Moss muestra en esta película su capacidad para la emoción contenida, que fue quizás la base para el único éxito de taquilla que con toda seguridad tendrá al año.

HULU

Booksmart, de Olivia Wilde

Beanie Feldstein stars as Molly and Kaitlyn Dever as Amy in Olivia Wilde’s directorial debut, BOOKSMART, an Annapurna Pictures release.Credit: Francois Duhamel / Annapurna Pictures

Esta gran película para los adolescentes del nuevo milenio, pasó desapercibida en la temporada de premios pero no para la mayoría de los críticos. Es una espléndida, extraña y sin duda hilarante muestra del recorrido emocional desde la adolescencia hacia la primera juventud, en medio de uno de los argumentos más hilarantes de los últimos años.

Amazing Grace, de Alan Elliott

Aretha Franklin es quizás una de las personalidades del mundo de la música más icónicas y este documental —que muestra el concierto del mismo nombre en la Iglesia Bautista Misionera New Temple en Los Ángeles— es todo un homenaje a esa cualidad simbólica. Asombrosa por su potencia como documento y conmovedora por su belleza, disfrutarás el metraje seas o no fanático de la cantante.

Honeyland, de Tamara Kotevska y Ljubo Stefanov

Considerada una obra de arte de la no ficción, el trabajo muestra la vida del último apicultor en Macedonia, lo que permite al dúo de directores crear una épica mínima sobre la supervivencia de las viejas creencias en un mundo cada vez más cínico y tecnificado. Dolorosa, conmovedora y tierna, recorre la historia desde el ojo subjetivo de una cámara que jamás deja de moverse y de empujar al espectador para hacerse preguntas.

Missing Link, de Chris Butler

Lo mejor que verás en el género de stop motion en la actualidad, es también una búsqueda gloriosamente divertida sobre la identidad y las pequeñas cosas que terminan siendo tesoros emocionales. ¿Te parece exageramos? Dale una oportunidad a la película y comprenderás a qué nos referimos.

El arte de la autodefensa, de Riley Stearns

Una comedia negra, que aunque tiene algunas fallas de consistencia a nivel de guion y una que otra de congruencia, tiene la suficiente capacidad para sorprender y capturar la imaginación. Y claro: también tiene a Jesse Eisenberg asombroso, lo cual por sí solo es un buen motivo para verla.

Wild Rose, de Tom Harper

Extraña, divertida y entrañable, es el tipo de comedia que te encantará ver si llegas a un punto desesperación lo suficientemente alto como para querer que todos tus vecinos dejen de cantar y divertirse a través de las ventanas. Jessie Buckley brinda una maravillosa actuación, entre la torpeza, la madurez y algo más cercano a una agria belleza.

Cold Case, Hammarskjöld de Mads Brügger

¿Amante de las teorías conspirativas? llegaste al lugar correcto: este documental extraordinario, te dejará absolutamente convencido que la muerte de Dag Hammarskjöld, el secretario general de las Naciones Unidas que murió en un accidente aéreo en el 1961, fue una conspiración bien planeada para desestructurar el orden político mundial. No es que lo creamos pero…bien vale el visionado.

Teen Spirit, de Max Minghella

Ignorada y criticada de manera muy injusta, este película es quizás una de los films más injustamente tratado de los últimos años. Quizás se trata de su dureza o de su tono tan pesimista, pero el caso es que debió tener mejores críticas. Oye, tiene a Elle Fanning siendo de nuevo, la mejor actriz de su generación. ¿Qué más podemos pedir?

No ficción, de Olivier Assayas

Esta mirada inteligente a la ansiedad contemporánea por la madurez, también es una crítica soterrada sobre la obsesión de nuestra época por la juventud. Además, incluye a una magnífica Juliette Binoche, suficiente motivo para disfrutar de una hora y media de extrañas intrigas románticas.

Apolo 11, de Todd Douglas Miller

Si te atrae la aventura espacial, este documental es para ti: editado con material original, es quizás el recorrido más sincero y brillante que se ha realizado sobre el tema hasta ahora.

The Beach Bum, de Harmony Korine

No se puede describir a esta película con otra palabra que no sea “inexplicable”. Ya sea por las rarísimas actuaciones de Matthew McConaughey y Martin Lawrence, como por la cinematografía delirante de Benoît Debie, el film es un rarísimo viaje a ninguna parte, que pudiera parecer superficial, sino fuera por su singular y emotivo final.

The Nightingale, de Jennifer Kent

Inquietante, violenta y durísima, esta visión de Kent sobre la agresión, la violencia sexual y la venganza es por completo aterradora. De no ser por el pulso firme y hábil de su directora, podría ser otra adición al género del rape and revenge, pero en realidad, es mucho más que eso. Y eso quizás, es lo que más conmueve de esta trama dolorosa y poderosa.

Diane, de Kent Jones

Una rarísima y dramática mirada de nuestra sociedad, tan provocadora como incómoda. Pasó desapercibida el año pasado, pero sin duda, fue una de las grandes nociones experimentales del bien y del mal moral que se han llevado a cabo bajo la inocente fachada de un argumento cliché.

Mujer en guerra, de Benedikt Erlingsson

Y no podía faltar la reflexión sobre el cambio climático, aunque en esta ocasión, inofensivo y sin mucho que decir. Pero vale la pena el visionado, todo sea para comprender lo que hacemos como parte de una idea más profunda, sobre la humanidad y la conciencia colectiva sobre un conflicto, aun inexplicable para la mayoría.