Tras el reportaje publicado el 5 de octubre de 2017 en The New York Times (NYT) que desvelaba que el productor de Hollywood en desgracia Harvey Weinstein llevaba décadas encubriendo acusaciones de abusos sexuales con acuerdos económicos, el estado de Nueva York ha hecho justicia este miércoles al menos para dos de sus víctimas de delitos sexuales.

El pasado 24 de febrero, el magnate de cine de 67 años de edad fue hallado culpable de cometer violación en primer y tercer grado. En consecuencia, el juez de la Corte Suprema de Nueva York, James Burke, lo ha sentenciado a un total de 23 años en prisión por dos condenas, las cuales fueron ordenadas a ser cumplidas de manera consecutiva en lugar de concurrente.

La sentencia más grave es de 20 años por hacerle sexo oral de manera forzada a la asistente de producción de televisión y cine Miriam Haley, en 2006, mientras que otros tres años en prisión fueron ordenados por violar a la aspirante a actriz Jessica Mann en una habitación de hotel en Manhattan, en 2013.

"Esta es una primera condena, pero no es un primer delito", dijo el juez de la Corte Suprema de Nueva York, James Burke, mientras pronunciaba la sentencia el miércoles por la mañana, según recoge The New York Times.

¿Es esta justicia para las víctimas?

Después de haberse dado a conocer la sentencia, un grupo autodenominado 'Silence Breakers' ('Las que rompieron el silencio', en español), conformado por 24 mujeres, incluyendo a las actrices Ashley Judd, Rosanna Arquette y Rose McGowan, publicó una declaración que señala: "El legado de Harvey Weinstein siempre será que es un violador convicto. Él irá a la cárcel, pero ninguna cantidad de tiempo en la cárcel reparará las vidas que arruinó, las carreras que destruyó o el daño que ha causado."

En su declaración de impacto de la víctima frente a la corte, Haley indicó que Weinstein la “marcó profundamente, mental y emocionalmente. Él violó mi confianza, mi cuerpo y mi derecho personal a negar avances sexuales. Lo que hizo no solo me despojó de mi dignidad como ser humano y mujer, sino que aplastó mi confianza”, y agregó:

No sé cómo explicar los horrores de ser violada por alguien que tiene poder. El impacto en la psique es profundo. La violación no es solo un momento ... es para siempre.

¿Qué sigue para Weinstein?

Si bien con esta sentencia llega a su el juicio de Weinstein en Nueva York, que comenzó el pasado 6 de enero, no es la última vez que deberá dar la cara ante la justicia. Todavía debe enfrentar otros juicio en Los Ángeles, donde está acusado de violar a una mujer y agredir sexualmente a otra en incidentes separados en 2013. Además, su equipo legal ha revelado que apelará la decisión del jurado de condenarlo por dos de los cinco cargos que ha enfrentado en Nueva York.