Las mascarillas están agotadas, pero para las personas que tienen enfermos con coronavirus en casa puede ser una ayuda para evitar más casos. Aunque para salir a la calle sean menos efectivas para evitar infectarse con coronavirus.

Sabemos que las mascarillas hechas a mano no son tan efectivas como las quirúrgicas o a las que tienen acceso los sanitarios, pero es mejor que nada. Así que estos son los pasos a seguir para hacerte tu propia mascarilla en casa.

Lo primero es tener preparado todo el material que vamos a necesitar: tijeras, aguja e hilo -o máquina de coser- y una tela de algodón transpirable y apretada. Esta plantilla de New York Times se puede imprimir y usarse como patrón para cortar la tela.

Para hacer esta mascarilla con el patrón de New York Times necesitaremos recortar cuatro trozos de tela que tendremos que unir. Primero se cosen dos trozos por la parte larga, de manera que quede un pico en medio y se repite la operación de la misma forma con los otros dos trozos de tela.

Después hay que coser cuatro tiras de tela en los bordes. Tienen que ser lo suficientemente largas como para que nos podamos atar la mascarilla en la cabeza. Una vez cosidas, las cuatro tiras deben echarse hacia el mismo lado, la derecha, por ejemplo. Se cose toda la máscara, excepto el lado derecho en el que tenemos las tiras. Después, se estira de las tiras para darle la vuelta a la mascarilla.

Una vez tenemos dada la vuelta a la máscara, sí cosemos el lado que nos ha quedado abierto, para no dejar ni un hueco. Más abajo encontrarás un vídeo con las explicaciones paso a paso, por si te has perdido con alguna instrucción.

Ahora, ya tenemos la máscarilla que puede ser de utilidad si una persona está contagiada y aislada en casa y no quiere contagiar a otras personas. Este es el principal uso que deberíamos darle. No obstante, si en casa alguien más quiere usarlas, puede hacerlo. De hecho, en China y otros países asiáticos se recomienda el uso de las mascarillas en casa, para evitar los contagios entre familiares. Eso sí, nunca debemos de olvidarnos de las medidas de higiene, son nuestra principal arma contra el coronavirus: lavarse muy bien las manos con agua y jabón o toser en el interior del codo.

Con estas máscarillas podemos evitar que muchas de las gotitas de Flügge viajen hacia otras personas, objetos o superficies, pero de todas las maneras no debemos despistarnos: es muy importante que sigamos manteniendo las medidas recomendadas tanto dentro de casa como fuera (distancia social y evitar hablar con otras personas). Estas mascarillas pueden fallar, así que cuidado con la falsa sensación de seguridad, es importante extremar las precauciones siempre, con mascarillas hechas en casa o quirúrgicas. Como dice el refranero popular, que es muy sabio, más vale prevenir, que curar y en estos días con más motivo.

¿Te has perdido con las explicaciones? no pasa nada: en este vídeo de YouTube puedes seguir paso a paso cómo hacer una mascarilla en casa.

Si no te atreves a usar aguja e hilo, hasta una simple camiseta -eso sí, de algodón- puede doblarse de tal manera que nos sirva para hacernos nuestra propia mascarilla. En este otro vídeo nos enseñan cómo hacerlo.