Solemos hablar de que muchas cosas que ocurren “han sido predichas” por la veterana serie animada Los Simpson (James L. Brooks, Matt Groening y Sam Simon, desde 1989), pero también acostumbramos a estar pendientes de si se cumplen los augurios de las películas futuristas, de si las características sociales o los aparatos tecnológicos que nos muestran aparecen luego en la realidad. Y ahora, a causa de la crisis del coronavirus, parece que le ha tocado el turno otra vez a la más encantadora trilogía de ciencia ficción, la de Regreso al futuro (Robert Zemeckis, 1985-1990).

Como la pandemia del dichoso covid-19 nos ha obligado a declarar una triste pero necesaria cuarentena para un tercio de la población del mundo, que se dice pronto, hay quien se las ingenia para sobrellevarla lo mejor posible. La diversión está incluida en ello, claro, y un joven de Limasol, la segunda ciudad más grande de Chipre, ha decidido que lo más conveniente que podía hacer para sacar a su perro a sus evacuaciones diarias y cumplir con el confinamiento obligatorio a la vez era servirse de un dron. Así que ha atado a este la correa del animal y el aparato volante se ha ido con él de paseo mientras lo controlaba con el mando.

El ciclista Vakis Demetriou ha subido el vídeo correspondiente a sus redes sociales, como Instagram y Facebook, y le ha añadido el mensaje que leéis a continuación: “Quédate en casa a salvo pero no olvides la felicidad de tu perro”. A partir de entonces, la grabación ha triunfado en Internet, está en YouTube y montones de personas la han compartido en sus propias redes sociales, a través de WhatsApp inclusive. “Solo necesitaría otro dron más pequeño que lo siga para recoger la caca ¡y creo que de esa forma sería una victoria!”, ha comentado Cassandra Curates Calamity (@DovedSimon), usuaria estadounidense de Twitter.

Pero el asunto no ha quedado ahí porque la memoria cinematográfica colectiva ha hecho de las suyas, y hay gente que se ha acordado de que el intrépido Marty McFly (Michael J. Fox) ve a un perro siendo paseado por un dron —un poco distinto a los que se conocen hoy, eso sí— precisamente en una escena de Regreso al futuro 2 (1989) que transcurría en 2015. De modo que esta circunstancia propiciada por el coronavirus se la han tomado como un nuevo acierto predictivo de esta película fabulosa, para contento de los que llegamos a amarla a primera vista.

No obstante, también debemos señalar que el joven chipriota no ha sido el primero (ni el segundo) en ocurrírsele utilizar un dron para estos menesteres. En mayo de 2014, el yanqui Jeff Myers —cocreador de Gatsby Digital, una aplicación móvil sobre servicios financieros de ViewTrade Securities y videoaficionado—, programó una ruta en Google Maps para su aparatejo con aspas con el objetivo de que le diese una vuelta a su hermosa golden retriever por su barrio residencial. Lo grabó en vídeo para colgarlo en su cuenta de Vimeo, y algunas publicaciones de su país como HuffPost o Vice hablaron de su ocurrencia.

Por supuesto, ni el paseíto por la calle de Limasol ni por la de Jeff Myers fueron autónomos como el del perrete en la urbanización Lyon States de Regreso al futuro 2, de modo que el acierto predictivo es algo limitado. Pero, igual que la imprenta de tipos móviles del alemán Johannes Gutenberg (1450 aprox.) fue la revolucionaria y no la del pionero chino Bi Sheng (1041-1048 aprox.) —salvando las distancias, ojo—, ha sido la idea del chipriota y la difusión de Vakis Demetriou las del éxito enorme en Internet. Quizá precisamente porque estamos todos encerrados con el móvil por el virus de las narices, pero esa es otra historia.