Uno de los componentes a bordo de los Galaxy S20 que probablemente pasó más desapercibido es un pequeño chip de para el almacenamiento cifrado de información sensible al que denominan "elemento seguro". Se trata de un pequeño procesador que, junto al software pertinente, que salvaguarda los datos privados en un almacenamiento aislado.

En un acercamiento similar al que vemos en otros fabricantes de la talla de Google con el Titan M a bordo de sus smartphones Pixel o los chips de seguridad T1 y T2 de Apple, utilizados en sus MacBook e iMac, o el enclave seguro en los iPhone.

Un pequeño chip, de uso creciente

Chip de cifrado de Samsung
Samsung

No obstante, y a diferencia de Apple y Google, Samsung es un fabricante de semiconductores con instalaciones de manufactura propia. Así, ponen a disposición de otros fabricantes este chip, para que puedan contar con el mismo grado de seguridad que ellos buscan para sus dispositivos móviles.

Con esta solución esperan mantener a buen recaudo los datos relativos a las carteras digitales basadas en criptomonedas, huellas dactilares, patrones de desbloqueo facial, credenciales de acceso y contraseñas. De esta forma, los datos más críticos y vulnerables están aislados del almacenamiento y del sistema principal, tanto físicamente como a un nivel de software y de seguridad.

Samsung afirma que la protección a nivel de hardware, microcontrolador y sistema operativo seguro y optimizado actúa como contramedida ante atacantes, malware o virus, así como también frente a ataques físicos a través de métodos más agresivos como lásers, cortes en la alimentación e ingeniería inversa.

Secure element Galaxy S20
Samsung, vía SamMobile

Por tanto, es más que probable que próximamente veamos a otros fabricantes no simplemente integrar los procesadores, pantallas, baterías, memorias y sensores fotográficos de Samsung en sus smartphones, sino también este pequeño chip capaz de proteger los datos más vulnerables. O al menos, ponerlo más difícil.

👇 Más en Hipertextual