La ganadora del Oscar a la mejor película, Parásitos, del también galardonado como mejor director Bong Joon Ho, estaba presente en apenas unas 200 salas de cine en todo el mundo antes de que se anunciara su nominación, a comienzos del pasado mes de enero.

Un mes más tarde, la nominación se cerraba con el premio mayor, el primero otorgado a una película de habla no inglesa. El rostro entre atónito y travieso de Bong Joon Ho al recoger el galardón y su discurso en coreano será ya siempre historia de los Oscar. Pero la estatuilla no ha sido lo único que ha conseguido la cinta de la Academia.

Parásitos ha pasado de estar solo en esas dos centenares de salas hace un mes a más de 2.000 esta semana, después de que fuera galardonada. En este tiempo además ha conseguido más de 20 millones de recaudación, cuadruplicando la taquilla diaria que hacia mundialmente también antes de la estatuilla.

Siempre hay 'efecto Oscar', pero ninguno como el de este año

Este efecto Oscar' es habitual en películas de recaudación mediana que han sido nominadas o premiadas, por la relevancia lógica que adquieren para el gran público, pero nunca se había visto con la intensidad de Parásitos.

El retorcido thriller surcoreano recaudó 5,5 millones de dólares en Estados Unidos durante el fin de semana, un aumento excepcional del 234% en las ventas de entradas y el mayor impulso posterior al Oscar para un ganador de la mejor película en la última década.

En total, en los siete días transcurridos desde los Premios de la Academia el 9 de febrero, Parásitos ha obtenido 21,5 millones en todo el mundo, lo que consigue que la película supere la barrera de los 200 millones (actualmente 204), según Box Office Mojo.

Los ganadores de los premios a las mejores películas a menudo suelen aprovechar los triunfos para aumentar su taquilla, volviendo a estar presentes en los cines incluso cuando llevaban ya semanas de retirada. El ganador del año pasado, Green Book, también tuvo un aumento del 121% en los ingresos del fin de semana posterior a su victoria.

El drama racial centrado en un viaje por carretera con Mahershala Ali y Viggo Mortensen terminó su exhibición con 329 millones a nivel mundial. Moonlight, The Artist, Slumdog Millionaire o Million Dollar Baby son otros ganadores recientes de las mejores películas de los Oscar que tuvieron una segunda vida en taquilla similar, aunque nunca se había visto al nivel de Parásitos.

👇 Más en Hipertextual