– Feb 17, 2020, 11:05 (CET)

‘Narcos: México’, segunda temporada: la caída de un imperio

La segunda temporada de 'Narcos: México' se estrenó recientemente en Netflix. Acá la repasamos sin spoilers.

Netflix estrenó la segunda temporada de Narcos: México, se trata de uno más de los títulos que lanzará durante este segundo mes de 2020. En esta entrega veremos más del auge pero también de la caída del Cartel de Guadalajara liderado por Miguel Ángel Félix Gallardo, interpretado por Diego Luna, y otros hilos que muestran el entramado del narcotráfico en México durante la década de los ochenta. Aquí repasamos la temporada sin spoilers.

En la primera temporada de Narcos: México concluimos que Netflix tuvo la destreza para regresar a la fórmula que cautivó a muchos seguidores de la serie, la cual amasó a una gran cantidad de público con Narcos, en donde se contó y desarrolló la historia de Pablo Escobar y los cárteles colombianos. Luego de tres entregas de esa primera historia, el foco se dirigió a México, que por su posición geográfica lo instala en el cruce perfecto para que la droga llegue a territorio estadounidense. Es en ese punto en donde comenzó a contarse la historia de Félix Gallardo, y en esta segunda entrega explora, además de el desmoronamiento del imperio que amasó dicho capo, el entramado político que continua en el imaginario colectivo de los mexicanos: las elecciones presidenciales de 1988.

La segunda temporada de Narcos: México arranca justo con el misterioso grupo que se reunió al final de la primera, con la intención de buscar justicia para Kiki Camarena (Michael Peña). Y es que hasta el último capítulo de dicha temporada vimos a unos agentes encubiertos de la DEA que se reúnen para ello, en lo que sería conocido como Operación Leyenda. El grupo está liderado por Watl Breslin (Scoot McNairy), y sí, es él el narrador de la primera temporada, papel que además continúa teniendo en en esta nueva entrega. Breslin desarrollará por su cuenta una parte importante de la enorme historia del narcotráfico en aquella lejana década de los ochenta, pero también tomará partido en muchos puntos de lo ocurridos en este intrincado relato.

Scoot McNairy como Walt Breslin

Una de las debilidades más fuertes de esta entrega tiene que ver precisamente con el narrador de la serie, quien también ejecuta mucha de la acción que vemos en pantalla: el agente Breslin. Y es que su móvil personal para combatir a los narcotraficantes, es decir, para ser de los "buenos", jamás termina de convencer, muy al contrario de los narradores anteriores, es decir, Steve Murphy (Boyd Holbrook) en las primeras dos temporadas de Narcos y más aún Javier Peña (Pedro Pascal) en la tercera.

La nueva temporada cuenta con 10 episodios y, sin duda, repite la fórmula ideal para hacer un largo maratón. Muestra muchas historias y personajes nuevos para la serie pero conocidos en la narrativa oficial de la historia del narcotráfico en México. También es cierto que hay historias que sufren distorsiones con el fin de hacer encajar sus propias tramas, es decir, licencias dramáticas que cualquier show de esta clase se toma, sin embargo, sí que muestra una parte del entramado complejo y corrupto que circunda el narcotráfico. Después de todo, y aunque persiste la discusión de si esta clase de series hace apología del crimen organizado y la violencia, lo cierto es que las historias conocidas, tanto por la narrativa oficial, como por los medios y los productos culturales, son apenas un puñado de todas las que con seguridad se desarrollaron y lo siguen haciendo en las ciudades clave del país, así como para las personas de la vida real y de a pie que han vivido rodeados de las actividades de los narcotraficantes.

Gerardo Taracena como Pablo Acosta

Vista simplemente como una serie, Narcos: México cumple con su cometido de entretenimiento y su corte de drama policíaco. Fuera de eso no debe verse con rigor histórico, incluso si se trata de historias que han sido tratadas y repetidas hasta el cansancio por los medios. En su propio terreno como producto de Netflix es impecable, desde las localizaciones de las historias, la caracterización de los personajes, la producción y la dirección, que, por cierto, dos episodios estuvieron a cargo por primera vez de una directora: Marcela Said. Eso sí, no debemos olvidar que quien tiene la palabra tiene el poder, y la historia del narcotráfico en México de esta serie está narrada por un agente de la DEA, por tanto no faltan los sesgos dualistas del "bien y el mal", ni los aires patrióticos estadounidenses que incomodarán a cualquier mexicano; aunque, debe decirse, también propone y critica a los políticos y personajes de alto rango en el poder que permiten y son artífices del crimen organizado.

Así pues, Narcos: México termina de contar la historia de Miguel Ángel Félix Gallardo como "Jefe de jefes" de la Federación, pero, como todos sabemos, el largo y tortuoso relato del narcotráfico en México está lejos de terminar con la caída de ese personaje, por tanto la serie se queda con las bases para otra de una etapa más conocida y más ficcionada de la historia del narcotráfico en México, la que tiene que ver con Joaquín "el Chapo" Guzmán, Amado Carrillo Fuentes y la familia Arellano Félix.

Narcos y Narcos: México está disponible para todos los suscriptores de Netflix. La segunda entrega de Narcos: México se estrenó el pasado 13 de febrero y cuenta con 10 episodios.