La disputa entre Google y Sonos acaba de alcanzar un nuevo episodio, justo un mes después de que la compañía de altavoces conectados demandase a la del buscador por una posible infracción de patentes. Ahora, la Comisión de Comercio Internacional de los Estados Unidos, regulador encargado de supervisar el correcto funcionamiento de mercado, ha abierto una investigación sobre este asunto.

En este sentido, la Comisión ha anunciado que va investigar tanto a Google como a su matriz, Alphabet, ha estado importando productos que infrigen las patentes de Sonos a los Estados Unidos. Esto no quiere decir ni mucho menos que la Comisión de Comercio Internacional de los Estados Unidos haya dictaminado una violación de patente, si no que se dan las circunstancias como para investigar el caso.

De esta forma, lo que se busca dictaminar en torno a la investigación es si las acciones y las importaciones de Google han supuesto una violación de la actual sección 337 de la Ley de Aranceles de 1930 al importar y vender productos que infringen las patentes de la compañía.

Si el resultado de la investigación fuese positivo para Sonos, podría solicitar, que es su fin último, el cese las operaciones de Google en lo que a importación de productos que infringen sus patentes se refiere, obligando al buscador a replantear su negocio en torno al mercado en el que opera Sonos y buscando fórmulas alternativas para ello.

En declaraciones tras el asunto, Sonos ha emitido un comunicado sobre la investigación:

"Nos complace que el ITC haya confirmado que iniciará una investigación formal sobre todas nuestras reclamaciones, afirmando que Google infringió abiertamente nuestra propiedad intelectual. Cooperaremos plenamente durante toda la investigación y nos sentiremos seguros del mérito de nuestro caso".

👇 Más en Hipertextual