El 23 de marzo de 2018, Wei Huang, un ingeniero de 38 años que trabajaba en Apple, murió cuando su Model X chocó contra una barrera mientras se incorporaba a la carrera US-101 en las afueras de Mountain View, California. El desafortunado hecho tomó mayor relevancia porque el mencionado vehículo tenía activado el Autopilot al momento de la colisión. Hoy, tras prácticamente dos años de investigación, la Junta Nacional de Seguridad en el Transporte de Estados Unidos (NTSB) explicó los distintos factores que provocaron el accidente (vía The Verge).

En primer lugar, el organismo afirma que la distracción del conductor fue la causa principal del choque. Según explicaron los investigadores, Huang iba distraído en su teléfono. Para ser específicos, estaba jugando en un iPhone cuando la desgracia ocurrió. En junio de 2018, la NTSB ya había revelado que el conductor no tenía las manos en el volante en los seis segundos previos al accidente. Recordemos que el sistema de conducción autónoma de Tesla obliga a colocar las manos en el volante como medida de seguridad y prevención.

Huang recibió dos alertas visuales y otra más auditiva para poner las manos en el volante, las cuales no atendió, evidentemente. El reporte de 2018 indica, además, que durante el último minuto antes del choque el conductor solo tuvo las manos en el volante por 34 segundos. Hoy los representantes de la NTSB fueron tajante en su declaración: "Si posees un vehículo con automatización parcial [refiriéndose al Autopilot], no posees un vehículo autónomo. Entonces no pretendas que lo tienes", y agregaron:

Esto significa que cuando conduces en el supuesto modo de conducción autónoma no puedes dormir. No puedes leer un libro. No puedes ver una película o un programa de televisión. No puedes enviar mensajes de texto y no puedes jugar videojuegos. Sin embargo, eso es precisamente lo que descubrimos que estaba haciendo el conductor.

Tesla no ha sido exculpada

Pese a señalar la distracción de Huang como la causa primordial del suceso, la NTSB no exculpó totalmente a Tesla. Indican que en 2017 recomendaron a la automotriz eléctrica, así como a otros cinco fabricantes dedicados al desarrollo de la conducción autónoma, trabajar en nuevos sistemas de seguridad y alertas que eviten el mal uso de propuestas como el Autopilot. Sin embargo, dejaron claro que Tesla "ignoró" sus recomendaciones.

Pedimos que los destinatarios de nuestras recomendaciones nos respondan dentro de 90 días. Eso es todo lo que pedimos. Danos una respuesta dentro de los 90 días, dinos qué piensas hacer. Pero han pasado 881 días desde que se enviaron estas recomendaciones a Tesla, y no hemos recibido ninguna respuesta.

Robert Sumwalt, miembro de la NTSB, expresó sorpresa porque los vehículos autónomos no integran las alertas suficientes para evitar el uso indebido de su software. Mencionó que la industria está ignorando las recomendaciones de su organización cuando lo único que pretenden es prevenir tragedias. También cargó contra los reguladores del gobierno, asegurando que su supervisión "es escasa". Tras lo ocurrido, han enviado nueve recomendaciones nuevas a las compañías automotrices, pero excluyendo a Tesla; posiblemente porque no han recibido su respuesta de las recomendaciones enviadas en 2017.

Apple, también señalada

Para finalizar, los investigadores igualmente encontraron lugar para señalar a Apple, empleador de Huang. Manifestaron que los de Cupertino, pese a ser una empresa líder en el sector de la tecnología, todavía tiene pendiente desarrollar una política sobre la distracción mientras se conduce un vehículo: "En este choque vimos una excesiva dependencia de la tecnología, vimos distracción, vimos una falta de política que prohíbe el uso del teléfono mientras se conduce, y vimos fallas en la infraestructura que, al combinarse, originaron esta pérdida trágica".

👇 Más en Hipertextual