Hace casi un año que Xiaomi reveló su plan de fabricar un cargador de 100 W capaz de rellenar la batería de nuestro móvil en apenas 17 minutos. La idea suena bien en papel y en el prototipo mostrado en video , lo cierto es que producirlo de modo masivo es más complejo de lo que pensamos.

Hoy Liu Weibing, director de Redmi, ofreció más información referente a su carga ultra rápida, anticipando los retos que implica el ofrecer un sistema de 100 W. El más evidente de todos es la pérdida de la capacidad de la batería, ya que con una velocidad como la propuesta, la pérdida es de un 20% en comparación con una carga de 30 W.

Anteriormente Xiaomi había anticipado que el Mi 100W Super Charge Turbo tendrá una bomba de carga de alto voltaje y nueve capas de protección, de las cuales siete son para la placa base y dos para la batería.

Durante su conferencia de desarrolladores, llevada a cabo en noviembre, Xiaomi dijo que la tecnología cuenta con protección de hardware y software ultra segura, así como también un diseño de clave de cifrado privado.

Lu Weibing reveló que la empresa ha considerado escenarios de carga alámbrica e inalámbrica. El Super Charge Turbo ofrece una arquitectura de convergencia cableada e inalámbrica capaz de cambiar entre los dos modos de uso.

Lamentablemente todavía existe fecha para verla aplicada en uno de sus teléfonos. Weibing dice que han alcanzado la etapa en la que esta tecnología podría ser producida en masa en un futuro próximo.

Los primeros terminales de Xiaomi en contar con esta tecnología serán los Redmi.