– Ene 22, 2020, 18:01 (CET)

Las pizzas no se hacen solas, pero casi

La robótica ha automatizado el proceso de fabricación de vehículos, dispositivos móviles y de prácticamente cualquier objeto o producto que hayas comprado alguna vez. La alimentación también se ha beneficiado de la fabricación automática y en cadena, permitiendo que podamos comer un plato precocinado aunque no sepamos cocinar y simplemente calentándolo unos minutos.

Un simple vistazo al supermercado de la esquina sirve para comprobar lo mucho que ha evolucionado la alimentación. No sólo hay más productos disponibles sino que ya encontramos toda una variedad de platos preparados que solo hay que calentar y listo. No saber cocinar ya no es tan grave como hace unas décadas.

Y entre las muchas combinaciones que existen, la pizza es uno de los platos relativamente complejos que hoy en día podemos encontrar en las secciones de congelados con muchas variantes y marcas que los venden. Preparadas para calentar y comer.

Comer pizza ya no requiere desplazarte al restaurante ni tan siquiera pedirlo a domicilio. Sacar la pizza de su caja de cartón y meterla en el horno, basta para comerte una pizza que cumple con los mínimos exigibles de todo amante de este plato universal. Incluso si la calientas en el microondas estará buena.

La pregunta del millón es, ¿cómo se hacen esas pizzas? Si en alguna ocasión has visto programas del estilo Así se hace de Discovery Channel, How It’s Made en el original, en varios episodios muestran cómo se fabrican desde galletas y helados a lasaña precocinada o pizzas. Y el proceso se ha automatizado tanto que sorprende el nivel de especialización de cada componente de línea de montaje.

El robot pizzero

Sirva esta introducción para hablar de un robot pizzero que presentó la startup Picnic en el pasado CES 2020. Esta empresa, afincada en Seattle, Estados Unidos, permite fabricar de manera totalmente automática hasta 300 pizzas por hora.

En su página web aparece la frase Food Made Easy, y es precisamente a lo que se dedica esta compañía mediante máquinas especializadas. Su máquina o robot más moderno se controla directamente desde una tablet. Sólo tienes que elegir los ingredientes y otras variables como haces al pedir pizza a domicilio. La máquina hará el resto.

En cuanto a su eficiencia, no deja lugar a dudas. Como decíamos, sus creadores dicen que es capaz de fabricar 300 pizzas por hora de 12 pulgadas (unos 30 centímetros). Y unas 180 pizzas de 18 pulgadas (unos 46 centímetros) para los más hambrientos.

Según podemos ver en su sitio web, la masa viene hecha previamente. La máquina se encarga de mover esa masa por una cinta y de añadirle los ingredientes, ya sea queso, tomate, carne y/o verdura… Al terminar, tenemos una pizza preparada a la que sólo le falta el horneado.

En definitiva, este robot se encarga de preparar pizzas para luego hornearlas por separado. La preparación de la masa ha de hacerse previamente, y el horneado a posteriori, pero todo el proceso de elaboración lo hace la máquina a partir de los ingredientes que añadamos a cada difusor. La salsa de tomate, por ejemplo, se difunde en la pizza con un tubo de plástico. El queso rayado se hace con una pequeña cinta transportadora y unos cepillos que evitan que se disperse fuera de la pizza. Finalmente, elementos como el peperoni cuenta con su propio cortador.

Más robots pizzeros

El robot pizzero de Picnic que puedes encontrar en su página oficial no es el primero y seguramente no será el último. Es más, mientras que esta máquina se limita a preparar las pizzas para su posterior horneado, hace años que existe tecnología que cubre todos los frentes de la fabricación de pizzas.

Un ejemplo es la conocida como Smart Machine, una máquina expendedora de pizzas fabricada en Francia y que se encarga de todo el proceso de fabricación. En concreto, permite crear casi 100 tipos de pizzas diferentes, frías o calientes. Y lo mejor es que este robot pizzero te sirve una pizza en 3 minutos ya horneada. Tú sólo tienes que pagar y comértela.

Su fabricante, Smart Pizza, ofrece en la actualidad dos modelos diferentes. Uno con un horno y otro con dos. El primero sirve hasta 64 pizzas, y el otro tiene una capacidad de hasta 96. Detrás de Smart Pizza está la empresa francesa API Tech, que entre otras cosas permite crear máquinas que hacen de robot de cocina profesional. Además de Smart Pizza, cuentan con Smart Baguette, que como indica su nombre permite comprar pan recién horneado.

Y desde Italia nos llega Let’s Pizza, una máquina de vending de pizza que se encarga de todo el proceso de fabricación y que ha sido diseñada por un italiano, Claudio Torghele. En la actualidad podemos encontrar máquinas Let’s Pizza en Alemania, Reino Unido e Italia, y entre otros detalles, permite comprar una pizza recién horneada en 3 minutos. La máquina está preparada para crear 100 pizzas y, según sus responsables, los ingredientes están preparados para no malgastar nada de comida durante la fabricación.