En la actualidad, la red social se encuentra en una campaña continua contra los discursos de odio, de terrorismo, de desinformación y de abuso. Su plataforma, debido a los vacíos de vigilancia y el gran alcance que tiene, se ha convertido en una cuna en la que todos estos problemas se han desarrollado.

Ahora la red social mantiene una cruzada constante para eliminarlas de su plataforma. Sin embargo, estos no son el único punto en el que Facebook ha puesto restricciones.

Desde su nacimiento como red social, Facebook ha tratado a cualquier aparición de genitales como un desnudo que debe ser removido. No obstante, la realidad es que existen matices y que, para poder otorgar a esta área el tratamiento que requiere, es necesario que se le dé una mirada mucho más profunda a sus contenidos, no solo visuales sino ideológicos.

¿Arte, activismo, autoexpresión o simple erotismo?

El cuerpo desnudo se ha mantenido como un tabú en la sociedad por cientos de años. Como un patrón que se repite una y otra vez, aquello que la sociedad censura ha sido traído a los espacios de discusión públicas a través de medios alternativos como el arte y el activismo social.

Así como antes los pintores que retrataban el cuerpo humano sin tapujos eran censurados y criticados, muchos fotógrafos y artistas que traen este concepto a la actualidad también lo son. Ello, bajo la errónea creencia de que todo desnudo se realiza por un único propósito erótico.

Mientras que queda claro que ese tipo de contenidos no tendrían por qué estar al alcance del público en una red social, la verdad es que no todos los desnudos tendrían por qué entrar en este veto. Muchas veces, el simple hecho de mostrar el cuerpo desnudo puede ser una declaración ideológica o una muestra de celebración, como cuando una mujer sube una foto amamantando a su bebé recién nacido.

Facebook ha evolucionado

Hace dos años, el ejemplo antes mencionado habría sido removido de la plataforma por contener contenido inapropiado. Sin embargo, ahora la empresa ha comenzado a prestar mucha más atención al área, a contratar más personal dedicado a revisar estos casos y que, a su vez, entrene a la IA para que pueda realizar detecciones y remociones por su cuenta.

Ahora, tanto en Facebook como en su red social subordinada Instagram, este tipo de contenidos con desnudos, pero que han sido aprobados por la plataforma, pueden aparecer. No obstante, su primera presentación es a través de una pantalla que indica las posibles características del contenido, así, el usuario tiene la potestad de decidir verlo o no.

Aún hay problemas

HBO

A pesar de estos avances, muchos artistas y activistas se han visto afectados por las políticas de la empresa. En contraposición con los otros elementos con los que lucha la página, los desnudos son relativamente fáciles de identificar.

Por lo que, los algoritmos de la misma son mucho más eficientes en detectarlos y eliminarlos que a la hora de hacer lo mismo con otros temas como los mensajes de odio o las campañas de desinformación. Es debido a este aparente absolutismo que hay con respecto al cuerpo desnudo que, muchas veces, personas sin malas intenciones terminan con sus cuentas suspendidas y sus contenidos bajados de la red.

Tal fue el caso de Dawn Robertson, una artista que inició una campaña de empoderamiento de la mujer en el 2018 con relación al surgimiento y ascenso del movimiento MeToo.

Sus publicaciones contenían varias mujeres desnudas cubiertas solo estratégicamente en ciertas áreas. Dichos post no solo recibieron mucho feedback negativo por parte de la comunidad de Facebook, sino que lograron que Robertson fuera suspendida de su cuenta. Todo ello, cuando en realidad el fin de la fotografía no era el desnudo en sí sino el mensaje que se enviaba tras este.

Nada está escrito en piedra

Tal como ha ocurrido en el caso anterior ha sucedido con variados usuarios tanto de Facebook como de Instagram. Muchas veces ello ha significado que las personas pierdan su público y su negocio. Asimismo, en caso de que el afectado fuera un terapista sexual o de crisis, por ejemplo, también han hecho que sus seguidores se queden sin una línea de comunicación vital para recibir apoyo.

A pesar de que la empresa ha comenzado a hacer algunos cambios, la verdad es que aún le falta mucho más tiempo para perfeccionar sus políticas. Afortunadamente, han demostrado estar dispuestos a ello de ser necesario al afirmar que “ninguna política está escrita en piedra” y que siempre puede ser sometida a cambios.

Sin embargo, parte del verdadero obstáculo acá no será la modificación en sí, sino los parámetros que se utilicen para realizarla. Ya que, determinar la línea que divide a una fotografía artística de una erótica, por ejemplo, sigue siendo una tarea ardua, que requiere de un análisis individual, más que de una revisión basada en estándares preestablecidos.

Este artículo fue publicado originalmente en Tekcrispy

👇 Más en Hipertextual