La industria de los videojuegos dará la bienvenida a las consola de nueva generación durante el último trimestre de 2020. Si bien Sony y Microsoft ya han revelado algunos detalles de la PS5 y Xbox Series X, respectivamente, todavía nos queda por conocer algunas características importantes. Pese al máximo secretismo de ambas compañías, nuevamente una filtración se ha adelanto a los anuncios oficiales.

Y es que el portal Eurogamer ha tenido acceso a diversas especificaciones técnicas de las dos consolas. Según señalan, el archivo con los datos, hallado en un repositorio de GitHub, pertenece a una serie de pruebas realizadas por AMD, fabricante que proporcionará su tecnología de CPU y GPU en ambos productos. Eso sí, es probablemente que las características hayan cambiado desde aquel entonces; nada es definitivo.

En lo que se refiere al hardware de Sony, su CPU personalizado —basada en la arquitectura Zen 2— sería capaz de alcanzar las 36 unidades de cómputo a 2,0 GHz. Esto, a su vez, permitiría a la GPU llegar a los 9,2 Teraflops. Por su parte, la memoria RAM sería GDDR6 —como la RX 5700—, posiblemente con un ancho de banda de 512 GB/s. Sobre la capacidad de esta última no se encontraron datos, aunque diversos reportes coinciden en que serán 16 GB.

¿Cómo lograron identificar que se la prueba está relacionada con la PlayStation 5? Resulta que la GPU puede adaptarse a tres modalidades de funcionamiento, dos de ellas encargadas de brindar un rendimiento similar al de las PS4 y PS4 Pro. Es decir, se trata de un componente modificado para poder ofrecer una de las características más deseadas de la próxima generación: la retrocompatibilidad.

Respecto a la Xbox Series X, Eurogamer indica que su procesador es conocido internamente como Arden. Se hace mención de 3584 shaders, lo cual se vería reflejado en una bestialidad de 56 unidades de cómputo. Aunque no se señala la frecuencia de reloj del CPU, el objetivo de Microsoft sería alcanzar los 12 Teraflops, cifra que se puede conseguir con 1680 MHz. El ancho de banda de su memoria sería de 560 GB/s.

La información nos revela que, al momento de realizar las pruebas, la Xbox Series X ofrecía un mayor rendimiento que la PlayStation 5. No obstante, la propuesta de Microsoft también sería más cara debido a sus componentes. Es posible que la consola de Sony esté buscando un equilibrio entre precio y potencial. Nuevamente te mencionamos que se trata de una filtración; lo mejor es tomarlo con tranquilidad y esperar a los anuncios oficiales.