– Dic 25, 2019, 23:01 (CET)

Todas las adaptaciones de ‘Mujercitas’, de Louise May Alcott

El día de Navidad se estrenará la más reciente versión del clásico literario de Louise May Alcott Mujercitas esta vez dirigido por Greta Gerwig y con un aire definitivamente feminista. Pero ya el libro favorito de generaciones enteras de lectores ha llegado con adaptaciones que celebran su esencia que logró brindar en cada oportunidad un aire renovado a la icónica historia de las mujeres de la familia March. Hagamos un repaso de las principales obras cinematográficas, para televisión y sobre tablas basadas en la historia del famoso libro.

La emblemática novela Mujercitas de Louise May Alcott llegará —de nuevo— a la pantalla grande el día de Navidad de este año, con Greta Gerwig como directora y un elenco coral de altísima factura que incluye a Saoirse Ronan, Emma Watson y Florence Pugh. Se trata de una versión para el nuevo milenio con un marcado aire feminista y que, además, intentará llevar a la conocida historia de las hermanas de la familia March a una nueva dimensión en la que analice de forma más profundas los tópicos principales que toca. Favorita ya en algunas de las listas de la futura temporada de premios, la película tiene todos los elementos para convertirse en un clásico instantáneo.

Antes que Greta Gerwig convirtiera a Jo March encarnada Saoirse Ronan en una escritora en ciernes, cuyo mayor interés es el mundo de las letras y su libertad, hubo múltiples versiones que de una forma u otra mostraron la evolución de las icónicas hermanas imaginadas por Alcott. Y también la identidad femenina en el cine, televisión teatro e incluso, en el manga japonés. Echemos un vistazo a esta larga y asombrosa evolución de la célebre historia a través de los años.

Películas

Mujercitas, del director Harley Knoles (1918)

Quizás una de las adaptaciones más curiosas de la historia y que incluyó la casa de Alcott en Concord como la primera adaptación de la novela. A pesar de tomarse algunas libertades con el guion original, esta película muda estadounidense logró captar el ambiente idílico, conmovedor y profundamente emocional de la obra original. Para la ocasión, la actriz Dorothy Bernard encarnó a Jo.

Mujercitas, del director George Cukor (1933)

Este ambicioso proyecto, incluyó a Katherine Hepburn como Jo y más que una adaptación del popular libro, fue una cuidada obra concebida para levantar la moral colectiva, en mitad de la Gran Depresión y sobre todo, con el cine convertido como centro motor de la necesidad de evasión de buena parte de los ciudadanos asediados por todo tipo de deudas y tragedias privadas. Con su metáfora sobre la frugalidad, la resistencia del espíritu y el poder de la voluntad se convirtió en un éxito de taquilla y público.

Mujercitas, del director Mervyn LeRoy (1949)

En color y con un elenco multiestelar, la película se convirtió de inmediato en un éxito de almería, pero en especial de crítica, que consideró a la película “conmovedora y profundamente espiritual”.

La actriz June Allyson, encarnó el papel de Jo March mientras que Janet Leigh (sí, la primera víctima de Norman Bates en Psycho de Alfred Hitchcock) fue Meg March. Por si no fuera suficiente, esta fue la película que marcó el final de la época adolescente de Elizabeth Taylor, que lució una peluca rubia para encarnar a la exquisita Amy March.

Mujercitas, de Gillian Armstrong (1994)

Con su elenco de magníficas actrices, las mujercitas de la era moderna estaban protagonizadas por varias de las actrices jóvenes más cotizadas de la última década del siglo pasado.

Winona Ryder interpretó a Jo March, mientras que Kirsten Dunst (considerada por entonces una niña prodigio luego de su actuación en Entrevista con el Vampiro de Jonathan Demme), encarnó a Amy. Para completar la magnífica producción, Susan Sarandon fue Marmee, mientras que un jovencísimo Christian Bale interpretó a Laurie y Gabriel Byrne al profesor Bhaer.

En televisión

Mujercitas, de Ed Sobol (1939)

Esta adaptación se basó en la obra de teatro escrita por Marian de Forest para la obra que se llevó a las tablas en 1912 y no en la obra de Alcott, lo que provocó que se tomaran algunas libertades en el guión y además, tuviera una extraña ambientación, que incluía notorios errores históricos como en los trajes del grupo de actrices y la escenografía en general, lo que provocó una lluvia de críticas.

En la actualidad se considera material perdido.

Mujercitas, de Ernest Colling (1946)

La versión tomó como base el libro de Alcott (y no las numerosas versiones que ya corrían en Hollywood en medio de disputas legales) y tuvo a la actriz Margaret Hayes como Jo.

Mujercitas, de Pamela Brown (1950)

La primera adaptación de la BBC del que ya era considerado un clásico literario fue la adaptación de Winifred Oughton y Brenda R. Thompson, con seis capítulos que se emitieron entre diciembre de 1950 a enero 1951.

Mujercitas, de David Lowell Rich (1978)

A esta miniserie de la NBC se le considera todo un prodigio de casting que reunió en una miniserie de dos partes a buena parte de las grandes estrellas de la época: Susan Dey (The Partridge Family) interpretó a Jo, mientras que Meredith Baxter Birney (Lazos familiares) fue una estilizada y frágil Meg; Eve Plumb (The Brady Bunch) encarnó con un particular encanto a Beth; y Ann Dusenberry dio vida Amy.

Por si todo lo anterior no fuera suficiente William Shatner (el querido James T. Kirk de Star Trek’s) fue profesor Bhaer.

Mujercitas, de Vanessa Caswill (2018)

Convertida en una miniserie de tres episodios, la historia se convirtió en una brillante, vital y conmovedora revisión sobre los estereotipos femeninos, el poder intelectual y moral en tiempos conflictivos, pero sobre todo, en una de las adaptaciones que celebran la ternura casi ingenua del libro original.

Con Maya Hawke (Stranger Things) como Jo, Jonah Hauer-King (World on Fire, The Little Mermaid) como Laurie, Katherine Newton (Detective Pikachu) como Amy, además de Emily Watson (Chernobyl) como la madre de las pequeñas March, la adaptación fue considerada un éxito de audiencia y de crítica, además de las mejores de todos los tiempos del clásico libro de la escritora estadounidense.

Series animadas

Wakakusa no Yon Shimai o Four Sisters of Young Grass, de Kazuya Miyazaki (1981)

Es la versión japonesa de la historia de Alcott y aunque se toma algunas libertades de la historia original es también una imaginativo recorrido por la historia a través de 26 capítulos, que incluye desde un viaje mental de Jo a su futuro hasta una cuidadosa reflexión sobre el duelo y el luto. Temas que pocas veces se muestran en las versiones de la novela original.

Ai no Wakakusa Monogatari o Love’s Tale of Young Grass, de Fumio Kurokawa (1987)

Se trata de una adaptación muy libre del libro de Alcott, que aunque incluye buena parte de los personajes originales, deriva en temas típicamente japoneses y al final, tiene muy poca relación con el espíritu esencial de la obra literaria.

Teatro

Mujercitas, de Jessie Bonstelle (1912)

Estrenada en Broadway cuando aún los herederos legales de Alcott se encontraba con vida atravesó una larga e incómoda lucha legal, que terminó con un consentimiento a regañadientes de los sobrinos de la escritora, Fred Pratt y John Alcott.

La adaptación corrió a cargo de Marian de Forest y se toma unas cuantas libertades con la historia original, sobre todo acerca del carácter de Jo, que, para los sobrevivientes a la escritora, era muy “poco modesta” para una obra de teatro que llevara su firma.

Gerwig tiene el complicado reto de no sólo superar una tradición cinematográfica y televisiva que convirtió a Mujercitas en un icono, sino brindarle una nueva personalidad para las audiencias más jóvenes. ¿Podrá hacerlo? En unos pocos días, lo sabremos.