El Snapdragon 865 será el chip de referencia a bordo de los terminales con Android que veamos a lo largo de 2020. Lo será, probablemente incluso, en más dispositivos de los que estamos acostumbrados si finalmente aterriza a bordo de las versiones internacionales de los Galaxy S11.

El próximo chip de Qualcomm llegaba con unas modestas, aunque sólidas, mejoras en el apartado de rendimiento del terminal. Estas encajan las cifras que había prometido el fabricante a lo largo de los distintos apartados: mejora de la latencia de procesamiento –lo cual repercute en el rendimiento–, así como el ajuste de la potencia efectiva de CPU y GPU.

O eso dicen los primeros análisis en relativa profundidad publicados sobre la unidad de desarrollo propia de Qualcomm, la plataforma QRD865. Esta cuenta con el próximo estándar de memoria LPDDR5, y por supuesto el Snapdragon 865.

Rendimiento del Snapdragon 865: mejora crítica en IA, no tanto en el resto

Según los datos del sitio especializado en hardware AnandTech, el área donde vemos unas mayores ganancias es en el apartado de machine learning o aprendizaje automático. En ella vemos una mejora de rendimiento combinada a todo el sistema que duplica o triplica el visto en en Snapdragon 855.

Esto encaja de nuevo con las cifras proporcionadas por el propio fabricante, que situaba en 15 TOPS –billones de operaciones por segundo– para esta generación, frente a las 7 TOPS de la pasada generación. En ambos casos se tiene en cuenta la capacidad de inferencia tanto de la CPU, como de la GPU y los núcleos dedicados a este tipo de tareas en el DSP y NPU.

Mientras que la ganancia en el apartado de CPU se sitúa en torno al 25-30% –dependiendo de si hablamos de rendimiento en el cálculo de enteros o en floating point–, que son algo más modestas en el apartado gráfico, rondando el 20-25% de mejora dependiendo del test concreto.

Por su parte, cuando tenemos en cuenta una herramienta de medición o benchmark que tenga en cuenta toda la implementación específica del chipset de cada dispositivo –que es diferente si hablamos de los Kirin 990 de Huawei, el Apple A13 o estos Snapdragon 865–, vemos que Qualcomm se sitúa como el gran referente en términos de rendimiento de machine learning. Supera así al resto de alternativas en más de un 100%, teniendo en cuenta el Snapdragon 855 o el Apple A13 Bionic.

Rendimiento Snapdragon 865 IA
Gráfico: AnandTech

Lo cual no le otorga la delantera de forma inmediata. Y es que todas estas APIs disponibles que los desarrolladores pueden implementar en sus aplicaciones, y que serán más decisivas especialmente en algunas de tipo gráfico como la cámara de fotos, lo serán en situaciones concretas. Por tanto, no siempre se usará todo este rendimiento y puede haber ocasiones donde otros fabricantes rindan mejor que este.

En general, el Snapdragon 865 parece ser en estos primeros análisis una evolución robusta sobre la pasada generación, aunque debido a un relativo estancamiento en el proceso de 7 nanómetros y un mayor rendimiento, no vemos una gran evolución en materia de eficiencia energética. Más bien, el rendimiento parece mejorar parcialmente en virtud de un mayor consumo energético, especialmente en el apartado gráfico.