– Dic 18, 2019, 8:08 (CET)

Este ordenador ha sido diseñado para resistir el fin del mundo, y su base no es otra que una Raspberry Pi

Basado en la popular Raspberry Pi y del tamaño de una fiambrera de plástico robusto con botones e interruptores, Raspberry Pi Recovery Kit es un curioso e interesante proyecto del californiano Jay Doscher. ¿Su objetivo? Crear una computadora preparada para cualquier situación imprevista y que según la prensa especializada, bien podría sobrevivir al Apocalipsis y funcionar después del fin del mundo gracias a su batería y su resistencia a golpes, al agua y a otros elementos.

A quién no le gusta fantasear con el Apocalipsis, la llegada del Armagedón, el fin del mundo tal y como lo conocemos, la catástrofe definitiva que colapse nuestra sociedad hipertecnológica y haga que las normas sociales se diluyan e impere el caos y la ley del más fuerte. Aunque hemos logrado un nivel evolutivo sin parangón, el frágil equilibrio de nuestro mundo está amenazado por mil y un peligros, como la sobrepoblación, la crisis climática, la llegada de un meteorito o la explosión de un volcán en erupción que altere el clima.

Pero dejando a un lado la fina línea entre realidad y ficción, nuestra sociedad vive el día a día de manera frenética pero, aún así, surgen proyectos enfocados a preservar nuestra memoria colectiva o a sobrevivir a lo impensable. Algunos son tan prometedores y serios como El almacén de software libre para la sociedad del futuro del que hablamos no hace mucho, y otros son consecuencia del tiempo libre de aficionados a la tecnología, como El sistema operativo del fin del mundo pensado para funcionar en cualquier computadora que podamos montar con las piezas que sobrevivan a una catástrofe de alcance mundial.

Un proyecto similar al anterior es Raspberry Pi Recovery Kit, una computadora creada a partir de una carcasa de plástico, un teclado mecánico, una Raspberry Pi y algún que otro botón e interruptor. Incluso tiene un switch para conectarse a redes mediante Ethernet. Según su creador, Jay Doscher, profesional de la tecnología y también aficionado en su tiempo libre, el proyecto nació en 2015 como proyecto personal para crear un rastreador solar. Con el tiempo, las capacidades de los nuevos modelos de Raspberry Pi han hecho posible una computadora totalmente funcional y a prueba de cualquier percance hasta el punto de llamar la atención de otros medios, como éste o el popular The Verge.

Pequeño y a prueba de bombas

Aunque su creador lo menciona en un par de ocasiones, The Verge se hizo eco del Raspberry Pi Recovery Kit empezando su artículo con la afirmación de que este dispositivo “está hecho para el fin del mundo”. En realidad, está hecho para durar, para resistir cualquier inclemencia, una vuelta a los primeros años de la electrónica en el que las cosas debían aguantar el paso del tiempo y no ser sustituidas por un nuevo modelo al cabo de un año como ocurre con el mercado de smartphones y otros gadgets de consumo.

Al igual que Virgil Dupras habla de resiliencia para teorizar sobre la tecnología disponible después del fin del mundo en su proyecto de sistema operativo postapocalíptico, Jay Doscher también menciona esta palabra tan manida en psicología y crecimiento personal, la resiliencia, la capacidad de reponerse y superar las adversidades. Y a nivel tecnológico, tiene mérito lograr un dispositivo que haga frente a un desastre de alcance mundial.

Para ello, Doscher especifica largo y tendido en qué consiste su Raspberry Pi Recovery Kit y qué características lo hacen resistente a cualquier percance que nos encontremos en un mundo sin internet. Es más, detalla la lista de la compra y enlaza a Amazon para que compres todo lo necesario para crear tu propio PC a prueba del fin del mundo.

Lo primero, una caja que proteja todos los componentes. En concreto, una funda para cámaras reconvertida. ¿El motivo de la elección? Cierre hermético a prueba de polvo o agua y sellado a prueba de problemas de altitud o temperatura. Y por descontado, puede caer desde cierta altura y aguantar el golpe. Ahora a por el interior. Una Raspberry Pi 4 acompañada de su ventilador oficial, su pantalla oficial de 7 pulgadas y otros elementos internos. Para manejar esta computadora portátil, un teclado mecánico ortholinear cuyas piezas plásticas han sido creadas mediante impresión 3D.

Por lo demás, un panel de interruptores, un switch para conectarse mediante Ethernet y una batería interna para alimentar esta computadora que funciona con 5V y pesa menos de 1 Kg. Es más, como podemos ver en el vídeo del propio Jay Doscher, todos los componentes se pueden desmontar y montar fácilmente.

Un proyecto de hace cuatro años

Al principio de este artículo decíamos que Raspberry Pi Recovery Kit es un proyecto personal que surge a partir de otro proyecto del propio Jay Doscher de 2015. En concreto, un dispositivo llamado Raspberry Pi Field Unit y que presentó al medio especializado Hackaday donde lo analizaron al detalle.

Sin teclado, con agujeros en la caja que lo hacían menos resistente al agua o al polvo, conexiones poco depuradas y, en general, el tamaño de la pantalla, de 10 pulgadas y un consumo de 12V y la Raspberry Pi empleada, la Raspberry Pi Model B de 2012, hicieron que Jay Doscher desestimara el proyecto.

Con todo, las mejoras en los nuevos modelos de Raspberry Pi y el conocimiento adquirido por su creador en impresión 3D y diseño CAD, además de los comentarios recibidos, le han ayudado a perfeccionar su técnica y a lograr un ordenador manejable como es Raspberry Pi Recovery Kit. Y si te animas, tú mismo puedes construirlo siguiendo sus instrucciones.

Nota: El vídeo y las imágenes que ilustran este artículo son propiedad de Jay Doscher.