Admitámoslo. De pequeños todos caímos en el engaño cuando veíamos cómo los dulces que habíamos dejado a Papá Noel o los Reyes Magos habían desaparecido, dejando lugar a un montón de regalos. Algunos padres se lo curraban aún más y dejaban cartas escritas del mismísimo puño y letra de sus majestades o alguna huella de camello por el suelo. Había mil y una variantes para que la experiencia fuese lo más ilusionante posible. Hoy sabemos que en realidad era una pequeña estafa, pero la mayoría recordamos aquellos tiempos encantados.

Ahora los adultos somos nosotros y llega el momento de participar para que la ilusión de nuestros hijos, sobrinos, primos o cualquier niño de la familia sea tanta como la nuestra. Y para ello también podemos recurrir a la astronomía. Concretamente, a la Estación Espacial Internacional (EEI).

¿Cómo ver el trineo de Papá Noel?

En realidad, la Estación Espacial Internacional no hace una aparición estelar en el cielo los días de Nochebuena y Navidad para atraer la atención de los niños que buscan el trineo de Santa Claus entre las nubes.

Todo forma parte de las dieciséis vueltas que dan alrededor de nuestro planeta cada día, mientras los astronautas presentes en ella se encargan de las labores que les hayan llevado hasta allí. Sin embargo, su visualización en estas fechas es una experiencia preciosa para compartir con niños pequeños, que todavía se encuentran en edad de creer en magia y trineos voladores.

Por eso, es un buen momento para entrar a la página web en la que la NASA comparte las fechas en las que podrá verse desde cada punto de la Tierra ese puntito luminoso en el que se convierte la EEI. A pesar de dar 16 vueltas, solo aparecen un máximo de dos ocasiones en las que se puede ver en cada lugar. Esto se debe a que, para que pueda distinguirse, es necesario que la luz del Sol se refleje en sus paneles, algo que solo puede detectarse justo antes del amanecer o poco después del ocaso. También es importante tener en cuenta la elevación, pues no siempre es óptima para que pueda observarse. Si resulta que sí es visible, se puede detectar como una luz muy brillante, que no parpadea, y se mueve por el cielo de oeste a este.

En cuanto a las horas, como es lógico, no serán las mismas para todo el mundo, de ahí que sea necesario especificar en la web dónde nos encontramos, para saber en qué momento podremos verla. Solo debemos escribir el nombre de nuestra ciudad en el buscador y, una vez localizada, pinchar sobre el punto azul para leer las indicaciones.
Por ejemplo, en Madrid será visible el 24 de diciembre durante 5 minutos a partir de las 07:04 de la mañana y el 25 durante 2 minutos desde las 06:19 y durante 5 minutos, empezando a las 07:52. Es necesario madrugar bastante; pero, seamos realistas, ¿qué niño quiere dormir hasta tarde la mañana de Navidad? Ver a Papá Noel marchándose exhausto después de una noche regalando ilusión a los niños buenos es un plan mil veces mejor. No cabe duda.