La noticia saltaba a los medios de comunicación de todo el mundo el pasado viernes: se ha cometido el primer (ciber)crimen en el espacio y, ahora, se está investigando, según informan desde The New York Times. La acusada es Anne McClain y todo acontece alrededor de su divorcio con Summer Worden y la lucha por la custodia del hijo de ella.

En medio de la batalla legal por el hijo de Worden, McClain tuvo que irse a la Estación Espacial Internacional (ISS, por sus siglas en inglés). De hecho, iba a participar en el primer paseo espacial solo de mujeres, aunque fue cancelado. La NASA niega que esté relacionado con este cibercrimen, pero las fechas cuadran. Fue en la ISS donde cometió el delito, ya que según Sumer Worden ella entró en sus cuentas personales del banco desde el espacio. ¿Y cómo lo sabe? Worden es exoficial de inteligencia de la Fuerza Aérea estadounidense, así que cuando McClain comenzó a hacerle preguntas sobre su economía personal, no la conjunta, preguntó a su banco desde qué redes habían accedido a sus cuentas. Y la sorpresa fue mayúscula cuando vio que una de las redes pertenecía a la NASA.

Y ahora que está de vuelta en la Tierra, ¿qué pasa con McClain? Ella ha reconocido que entró en las cuentas, como solía hacer anteriormente con las claves que su exesposa le había facilitado mientras estuvieron casadas. Pero ¿eso no es cruzar una línea, ya que no estaban juntas en ese momento? La astronauta y Worden se enfrentan ahora a un juicio no solo por el divorcio y que McClain reclame la custodia del hijo de Worden sino que también por lo sucedido en la ISS.

El asunto ha llegado no solo a la NASA de la mano de los padres de Worden sino que ella misma ha presentado una denuncia contra McClain ante la Comisión Federal de Comercio por robo de identidad y acceso indebido a los registros financieros privados de su exesposa. Pero ¿qué leyes rigen la estación internacional? De hecho, ¿hay leyes con las que juzgar a esta astronauta?

NASA

La respuesta es que sí, hay leyes. De hecho, existe el Tratado y principios de las Naciones Unidas sobre el espacio ultraterrestre y hay un acuerdo entre los países implicados en la ISS -Estados Unidos, Rusia, Japón, Canadá y la Unión Europea- para que los delitos cometidos por los astronautas sean juzgados según las leyes de su país de origen, tal y como ya sucede en alta mar: "Sólo porque haya ocurrido en el espacio, no significa que no esté bajo dominio de la ley", ha explicado a The New York Times el director del Centro Global de Legislación del Espacio en la Universidad Estatal de Cleveland, Mark Sundahl.

Con la vista en la futura base en la Luna y con la idea de llegar a Marte, cada vez vamos a pasar más tiempo en el espacio. Por eso es tan importante que las autoridades sepan qué hacer si se comente un delito en el espacio y, para ello, todo este tipo de situaciones tienen que estar controladas: "Cuanto más salimos y pasamos tiempo allí, todas las cosas que hacemos aquí sucederán en el espacio", comentó Sundahl.

Se trata del primer crimen, que sepamos, cometido en el espacio y, por tanto, la primera vez que se tiene que aplicar el derecho internacional espacial. Sabemos que un astronauta que cometa un delito será juzgado según las leyes de su país una vez haya vuelto a la Tierra, pero ¿qué pasará cuando pasemos más tiempo en el espacio? ¿Serán necesarias leyes exclusivamente de la Luna o de Marte? ¿Y con los viajes turísticos al espacio qué hacemos? Si llegamos a poner bases en nuestro satélite o en el planeta vecino tendremos que enfrentarnos a este tipo de decisiones.