La última recta de Mr. Robot se nos agota. Quedan tan solo tres episodios para despedir de las pantallas esta creación de Sam Esmail. Acá repasamos todo lo ocurrido en "410 Gone", en donde nos recuerdan que la vida siempre seguirá su curso, es imparable e impasible con lo que nos suceda. El episodio se centra en Darlene y Dom, dejando casi de lado todo lo demás.

Te recordamos no seguir leyendo si no has disfrutado de este descorazonador episodio, el 4x10 de Mr. Robot.

Si algo nos queda claro con Sam Esmail es que es un desalmado, que juega con nosotros, con nuestros corazones y, sí, con la forma de hacer televisión. Y es que, luego del gran final del capítulo pasado, es decir: con la policía enfrentándose con el Dark Army, el golpe final a Whiterose, el gran hack al Deus Group y demás, Sam decide centrarse en Dom y Darlene. Las eternas enemigas, amigas y amantes, dejando al margen lo ocurrido luego de dar la estocada final al 1% del 1% de la población, esos seres que, aunque no nos guste, existen y mueven los hilos de todo el mundo —así es en la ficción de Mr. Robot, pero también en la vida real—.

Así, encontramos a una Dom casi recuperada por completo. Ella es una paciente muy renuente y decide darse de alta voluntariamente para ir a casa. Una vez ahí Darlene la visita y le dice que tienen que huir de las garras del Dark Army. Aunque Dom se niega, pronto comprende que tiene que seguir y huir lo más lejos posible. Acá cabe la reflexión de que la peor tragedia de Dom fue haber sido puesta a cargo del caso de la FSociety, sin embargo, algo habrá valido la pena pues encontró a Darlene, alguien que la entiende y, por qué no decirlo, que la ama.

Dom es uno de los mejores personajes de Mr. Robot. Desde que la conocimos nos dimos cuenta su inteligencia es tan grande como su soledad. Sin duda es como un antagonista bastante parecida a Elliot, solo que del lado de la ley. Pero ambos viven una soledad destructiva y mortal. También ambos tienen a una gran aliada: Darlene. Por eso Dom, pese a todo, se deja arrastrar por esta chica y accede a ir a Budapest —¿existe un mejor lugar para huir que Budapest? Lo dudamos—.

MR. ROBOT -- "Gone" Episode 410 -- Pictured: Rami Malek as Elliot Alderson -- (Photo by: Elizabeth Fisher/USA Network)

En el camino se detienen en un parque lleno de gente que vive ese extraño limbo luego de Navidad y la llegada de la Nochevieja. Darlene saca su teléfono, escribe algunos códigos y vemos que el código —ya lo hemos dicho, uno de nuestros personajes favoritos de Mr. Robot— hace lo suyo. Darlene sonríe y le pide a Dom que espere a ver lo que está a punto de suceder. Y así es como todo el dinero del Deus Group fue dividido en criptodivisas a todo el mundo (?) —¿todo el mundo será todo el mundo o solo Estados Unidos?—. Las personas en el parque comienzan a recibir mensajes de que les fue transferida una importante suma de dinero. "La mayor repartición de bienestar de la historia", describe Darlene.

Aunque Dom no puede sonreír del todo, pues está perpleja y preocupada, lo hace al recibir su propio mensaje y su propia cantidad de "bienestar". Se sorprende y disfruta la alocada respuesta de Darlene que se pone a gritar de gusto. Todas las personas sonríen y se miran contentas, ¿así luciría el mundo si los bienes fueran equitativos?

En el camino de Darlene y Dom se encuentran con Elliot y el siniestro Leon, el primero se quedará a terminar el trabajo de destruir a Whitrose, el segundo llevará a las chicas al aeropuerto. Dom se sorprende con Leon, quien apenas recuerda lo que hizo en la temporada pasada, cuando ejecutó varias personas frente a la agente del FBI. Él le explica que ahora está del lado de Elliot y que las llevará con bien a que tomen su avión. También le da un pasaporte a Dom para proteger su identidad: Jackie Doublehorn.

Una vez en el aeropuerto las cosas parecen ir bien, Dom tiene el semblante, al menos un poco más tranquilo y casi, casi parece disfrutar la situación. Sin embargo, en una de las librerías se encuentra con Irving, el terrible elemento del Dark Army que mató a Santiago, el jefe de Dom, con un hachazo en el corazón. Irving está ahí firmando su nuevo libro, vaya tipo. Ve a Dom, la reconoce y decide dedicarle una copia de su libro. Ella lo toma temerosa y le dice que qué va a ocurrir de ahora en adelante con su familia, pero él le comenta que su familia ya no corre ningún peligro, pues no es importante para el Dark Army.

Cuando Dom regresa con Darlene ella le explica que ya no tiene que huir, pero Darlene le dice que de todas formas se vayan y vivan la aventura juntas. Dom se niega y le dice que tiene que ir a buscar a su familia. La despedida es triste, después de todo estamos ante dos chicas que han pasado por mucho, y estaban a punto de darse un final feliz. Pero Sam Esmail es un desalmado, un tipo que siempre está jugando con nuestro corazones, con la historia, con las formas. Y lo que vemos, aún con todos los elementos para hacer un final meloso de reencuentros en el aeropuerto, es una broma pesada que nos deja con una gran desazón.

Así nos quedamos con una Dom viajando a Budapest y una Darlene que se queda en suelo estadounidense calmando su ansiedad. Bienvenidos al mundo de Esmail, donde los finales felices se convierten en bromas pesadas y agridulces.

El próximo episodio, el antepenúltimo de la serie, se llama "eXit".

👇 Más en Hipertextual