Cuando comenzaron a surgir los primeros reportes sobre la próxima generación de Xbox, diversas fuentes coincidieron en que Microsoft trabajaba en dos consolas diferentes. La principal, Project Scarlett —antes Anaconda—, será la sucesora directa de la Xbox One, información que ha sido confirmada por la propia empresa. Sin embargo, los informes también mencionaban una segunda versión, conocida internamente como Lockhart, que sería más barata y con menor rendimiento.

El problema es que los de Redmond siempre han evitado hablar sobre la variante económica. De hecho, durante noviembre dejaron claro que, en lo que se refiere a la próxima generación, todos sus esfuerzos están centrados en Scarlett. Esto originó que la especulación sobre Lockhart comenzara a disminuir. No obstante, hoy el portal Kotaku, cuya confiabilidad es intachable en la industria de los videojuegos, reveló que Microsoft sigue trabajando en el segundo hardware.

Según Jason Schreier, periodista del citado medio, Lockhart prescindirá del lector de discos para enfocarse totalmente en los juegos en formato digital. Efectivamente, el rendimiento estaría por debajo de Scarlett, pero sería suficiente para igualar las capacidades de la PlayStation 4 Pro; al menos eso indicó un desarrollador que prefirió mantenerse en el anonimato. Su procesador sería más rápido que el de cualquier consola de la actualidad y, además, integraría un sistema de almacenamiento SSD para disminuir los tiempos de carga.

Por otra parte, la fuente explica que Scarlett pretende ofrecer juegos con una resolución 4K a 60 imágenes por segundo, mientras que Lockhart se quedaría en 1440p y la misma velocidad de fotogramas. Respecto a la estrategia de venta, Microsoft podría promocionar este modelo junto a Xbox Game Pass, la plataforma que actualmente cuenta con un catálogo de más de 100 títulos digitales, así como su futuro servicio de videojuegos en streaming, Project xCloud. La compañía no quiso pronunciarse sobre el tema al ser contactados por Kotaku.

Si la información finalmente se concreta, entonces Scarlett llegaría para sustituir a la Xbox One X, y Lockhart haría lo propio con la Xbox One S. No sería la primera vez que Microsoft apuesta por un hardware sin lector de discos, ya que este mismo año lanzaron la Xbox One S All-Digital Edition, un producto ideado para sacar provecho del formato digital y Xbox Game Pass. Se espera que Project Scarlett llegue al mercado durante el último trimestre de 2020, siendo la PlayStation 5 su rival a vencer.

👇 Más en Hipertextual