La presente década estuvo marcada por la masificación de los smartphones en casi todo el mundo, lo cual permitió que millones de personas tuvieran acceso, entre a otras tantas cosas, a las redes sociales. Por supuesto, las aplicaciones jugaron un papel fundamental para lograr ese fenómeno, y prácticamente el listado de las app más descargadas en los últimos 10 años estuvo totalmente dominado por las plataformas sociales.

Recientemente, App Annie, una firma de análisis de datos sobre el estado del software en dispositivos móviles, publicó su ranking de las 10 aplicaciones más descargadas de la década, confirmando la autoridad de las redes sociales. Sin embargo, lo que más resalta es el dominio de Facebook y su cartera de servicios, pues las primeras 4 posiciones pertenecen a los dirigidos por Mark Zuckerberg.

  1. Facebook
  2. Facebook Messenger
  3. WhatsApp
  4. Instagram
  5. Snapchat
  6. Skype
  7. TikTok
  8. UC Browser
  9. YouTube
  10. Twitter

Es importante recordar que, en el caso de WhatsApp e Instagram, ambas propuestas fueron adquiridas por Facebook años después de su primera etapa de éxito. En lo que se refiere a la red social fotográfica, los de Menlo Park pagaron 1.000 de dólares en 2012, mientras que por el servicio de mensajería desembolsaron 21.800 millones de dólares en 2014.

Evidentemente, la inversión realizada en ambas aplicaciones ha sido una de las más fructíferas en la historia. Hoy en día, Instagram es la red social preferida entre el público joven. WhatsApp, pese a estar rodeado de una gran cantidad de rivales, sigue dominando en el terreno de la mensajería instantánea en gran parte del mundo.

En definitiva, Zuckerberg posee dos grandes fortalezas que seguramente mantendrán su popularidad durante mucho tiempo. De hecho, el plan de la empresa californiana es unificar Messenger, WhatsApp y el chat de Instagram en una misma aplicación. No obstante, y según indica The Wall Street Journal, la FTC (Comisión Federal de Comercio, por sus siglas en inglés) podría obstaculizar esa estrategia al ver un posible monopolio en las manos de Zuckerberg.