Cuando FaceApp se volvió viral a mediados de este año, mucho se habló de sus problemas de privacidad. Preguntas como cuántas de nuestras fotos terminan en servidores de Rusia, o si los creadores se hacen con los derechos de nuestra imagen prendieron focos rojos de políticos estadounidenses. Ahora, toda esa polémica va un paso más allá después de que el FBI la haya declarado una amenaza potencial de contrainteligencia rusa.

La agencia federal respondió al senador Chuck Summer, líder de la minoría en el Senado de Estados Unidos, que a mediados de julio pidió al FBI y a la Comisión Federal de Comercio realizar una investigación sobre FaceApp.

Summer recibió la respuesta oficial hace unas horas, en la que se menciona que los términos de uso de FaceApp son iguales a los de cualquier otra compañía de redes sociales. A pesar de eso, el FBI considera que cualquier aplicación o producto similar desarrollado en Rusia es una amenaza potencial de contrainteligencia debido a la legislación de ese país.

La oficina de investigación estadounidense dijo que los servicios de inteligencia de Rusia mantienen capacidades robustas de explotación cibernética e hizo hincapié en la política de ese país de poder acceder a la información de las personas cuando esta se hospeda en territorio ruso.

El FBI dice que FaceApp almacena las imágenes de los usuarios durante 48 horas en servidores de Estados Unidos, Singapur, Irlanda y Australia. Esto ha sido confirmado por los creadores de la app, quienes dicen que no transmiten información a servidores rusos y que el proceso de edición se ejecuta en la nube.

A pesar de que la aplicación ya no goza de la popularidad que tuvo hace unos meses, el FBI no le quita la mirada de encima, sobre todo si involucra a funcionarios públicos o candidatos políticos. Por otro lado, el MIT publicó en julio que los más de 150 millones de fotografías que recolectó FaceApp podrían servir para realizar DeepFakes

👇 Más en Hipertextual