El último mes del año ya ha llegado, así que esta será la última oportunidad de disfrutar del cielo nocturno de 2019. Además, también celebraremos el próximo 22 el solsticio de invierno. Pero, ¿qué más nos depara este diciembre?

La Luna empezará en cuarto creciente el día 4, mientras que tendremos luna nueva el día 12. Pasará a cuarto menguante el próximo día 19 y desaparecerá del cielo el 26 de diciembre.

Por otra parte, el día 11 podremos disfrutar de la última conjunción del año: Venus y Saturno se podrán ver a la vez al atardecer.

Este mes podremos observar dos lluvias de estrellas. La primera sucederá durante la noche del 13 al 14 de diciembre se podrán observar las Gemínidas. A pesar de la cercanía con la luna llena, estas estrellas fugaces son muy luminosas, por lo que parte de esta lluvia de estrellas se podrá disfrutar de todos modos. Además, sus estrellas fugaces son de las más numerosas ya que producen hasta 120 meteoros multicolores por hora en su momento de apogeo. Esto se debe al paso del asteroide 3200 Faetón, descubierto en 1982.

También se podrá disfrutar la noche del 21 al 22 de diciembre de la última lluvias de estrellas del año: las Úrsidas. No será tan espectacular como las Gemínidas ya que tan solo se podrán ver entre 5 y 10 meteoros por hora. Las estrellas fugaces provienen del polvo dejado por el cometa Tuttle, decubierto en 1790. Por suerte, como la luna estará desapareciendo, la falta de luz debería ser una opción extra para hacer más visible esta lluvia de estrellas que puede aparecer en cualquier parte del cielo, aunque el mejor lugar del cielo para mirar será la constelación de la Osa Menor.

El Polo Sur de la Tierra alcanzará su posición más austral en el cielo el próximo 22 de diciembre, se inclinará hacia el Sol y se producirá lo que conocemos como solsticio de invierno. Este día dará comienzo dicha estación en el hemisferio norte y al verano en el sur.

Finalizaremos 2019 con un eclipse solar anular el próximo 26 de diciembre. El eclipse comenzará en Arabia Saudita y se moverá hacia el sur, pasando por la India e Indonesia, para terminar en el Océano Pacífico. De forma parcial, también se podrá observar en Asia y el norte de Australia.

👇 Más en Hipertextual