Indudablemente, la muerte de Tony Stark en Avengers: Endgame será recordada como uno de los mejores momentos del Universo Cinematográfico de Marvel. El personaje interpretado por Robert Downey Jr. no pudo soportar el poder de las Gemas del Infinito, y terminó sacrificando su vida para destruir a Thanos. Si bien la famosa escena del chasquido ya se encuentra grabada en la memoria de los fans, estuvo a punto de ser muy distinta.

En una entrevista con Collider, Jeff Ford, editor de Avengers: Endgame, reveló que la secuencia final de Iron Man tuvo muchas tomas alternativas. ¿Los motivos? Según explicó, Robert Downey Jr. constantemente tenía la inquietud de explorar nuevas maneras de mostrar a su personaje. Por su puesto, el actor no iba a perder la oportunidad de hacer lo mismo en un momento inolvidable para carrera.

"Le gusta probar cosas diferentes. Debido a que es un actor intuitivo, le gusta hacer eso en la cámara cuando se presenta algo especial. Muy a menudo lo hace", dijo Ford. El editor aseguró que la mayoría de las escenas grabadas habían sido improvisadas por Downey Jr. Contaban con una gran cantidad de material, pero al final solo podían decidirse por una toma.

"Robert tenía ideas diferentes. Le dimos espacio para hacerlo. Joe y Anthony Russo son geniales en la improvisación. Filmamos una serie de tomas diferentes para ese último momento", añadió. De hecho, afirma que algunas secuencias eran bastante "locas", lo suficiente para jamás considerarlas en la edición final. Por desgracia, Ford no las describió, así que todo quedará sujeto a la imaginación.

La muerte de Tony Stark fue también la despedida de Robert Downey Jr. del Universo Cinematográfico de Marvel. El actor nacido en Nueva York concluyó una aventura como superhéroe que se extendió durante 11 años; fue el personaje que inició una auténtica mina de oro. Las siguientes fases del UCM ya no contarán con su presencia, pero su recuerdo prevalecerá entre los millones de fans.

👇 Más en Hipertextual