Era una de las apuestas más esperadas dentro del sector eléctrico deportivo, y aunque todavía no está a la venta, ya está compitiendo en especificaciones con el Porsche Taycan y con los Tesla. Ford ha dado a conocer el nuevo Mustang eléctrico que llega con una impresionante potencia de 900 caballos y una característica no vista en los eléctricos de gama alta que hasta ahora copan el mercado: cambio manual.

La compañía lo ha denominado Mustang Lithium y ha sido presentado como un vehículo eléctrico de batería de alto rendimiento en la feria especializada de la Asociación de Mercados de Equipos Especiales (SEMA) en Las Vegas. Se trata del primer punto de partida y no del modelo definitivo que llegue al mercado. No es un prototipo, pero tampoco un modelo de producción y será la base sobre la Ford ponga en marcha su ambicioso proyecto.

El vehículo tiene un motor eléctrico de doble núcleo Phi-Power e inversores de doble potencia alimentados por un sistema de batería Webasto de 800 voltios. Este conjunto produce 900 caballos de fuerza y ​​1,000 lb/ft de torque, asegurando su estado de muscle car. La carrocería está reforzado componentes de fibra de carbono personalizados, un perfil bajo de alrededor de 1 pulgada y llantas de aleación con ajuste escalonado de 20 pulgadas. El coche emplea un cambio manual diseñado por la compañía llamado Getrag, de 6 relaciones.

Eso sí, Ford no ha revelado la autonomía ni el rango que ofrece esta batería con semejante potencia, pero sí sabemos que tiene cuatro modos de conducción diferente que permiten aplicar una cantidad controlada de par motor: Valet, Sport, Track y Beast, y un sistema de control mediante pantalla táctil de 10.4 pulgadas en el tablero.