Con Twitter y Facebook en el ojo del huracán a la espera de las elecciones estadounidenses, Google ha tomado finalmente una postura en la publicidad basada en la inclinación política de los internautas: habrá, finalmente, restricciones fuertes a la segmentación basada en estos perfiles más polémicos.

Este pasado miércoles, en una declaración publicada en el blog de la compañía por Scott Spencer, el vicepresidente y jefe de producto de Google Ads, donde se han anunciado estos cambios. El directivo afirma que que **Google comenzará a impedir a los anunciantes políticos que segmenten a los usuarios basados en sus afiliación política o su registros de voto públicos, cuando existan.

La publicidad contextual y personalizada permanece

Google logo

En cualquier caso, todavía será posible basar esta publicidad en la edad, género y código postal, sin mayor precisión acerca de la ubicación; así como la publicidad contextual, que permite "mostrar anuncios a la gente leyendo o viendo una noticia sobre, por ejemplo, la economía".

Los cambios no son de aplicación inmediata, aunque sí inminente. Excepto en Reino Unido, donde entrarán en vigor previamente a la votación prevista a final de año, esta limitación será efectiva a partir del próximo 6 de enero de 2020.

Spencer afirma que "dadas las recientes preocupaciones y debate sobre la publicidad política, y la importancia de la confianza compartida en el proceso democrático, queremos mejorar la confianza de los votantes en los anuncios políticos que pueden ver en nuestras plataformas publicitarias".

Se trata de una postura intermedia a la tomada por sus competidores. Mientras que Twitter prohibió la publicidad política en su totalidad, con efectividad a partir de este mismo viernes, Facebook apela a la libertad de expresión para permitir esta publicidad en lo que, coinciden ambas plataformas, se trata de una fuente de ingresos minoritaria para su negocio.

👇 Más en Hipertextual