anatomía, cuerpo humano, pulmón, cuerpo,
– Nov 20, 2019, 10:00 (CET)

La contaminación y las condiciones climáticas aumentan los ingresos hospitalarios por EPOC

Este 20 de noviembre se celebra el Día Mundial de la Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica.

Tos crónica, excesiva producción de esputos o falta de aliento, son algunos de los síntomas de la Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica, más conocida como EPOC. Este 20 de noviembre se celebra el Día Mundial de la EPOC, causada en el 90% de los casos por el tabaquismo. Además, factores climáticos y la contaminación del aire pueden causar que la enfermedad empeore, según un estudio publicado por investigadores españoles el pasado mes de mayo en la revista científica Plus One.

La EPOC "es una enfermedad inflamatoria que cursa con una obstrucción crónica al flujo aéreo. Está causa, en la mayor parte de los casos, por el consumo del tabaco", indica a Hipertextual el doctor Javier de Miguel-Diez, neumólogo y miembro de la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (SEPAR). Aunque en la mayoría de los casos, los afectados son fumadores, también pueden tener EPOC personas no fumadoras: "Otros factores de riesgos son la exposición a biomasa, por ejemplo gente que trabaje que ha estado expuesta a humo de leña o carbón, y también se reconoce desde hace tiempo que la contaminación atmosférica puede también ser un factor predisponente para el desarrollo de esta enfermedad", añade.

No hay un tratamiento para que la persona deje de tener EPOC, pero se pueden paliar los síntomas y, sobre todo, conseguir que el daño a los pulmones no vaya a más: "Lo más importante del tratamiento es que el paciente deje de fumar si todavía lo hace. Porque dejar de fumar previene la progresión de la enfermedad y mejora la supervivencia. Actividad física y nutrición adecuada son también importantes". "En cuanto a los tratamientos farmacológicos disponemos de tratamientos con broncodilatadores. Tenemos dos clases de broncdilatadores que se pueden utilizar de forma aislada o en combinación según la intensidad de los síntomas como son agonistas beta2 y anticolinérgicos. Y luego en pacientes que tienen determinadas características, con un número alto de oxinomas o con exacerbaciones frecuentes, se le pueden añadir también corticoides inhalados", explica el neumólogo. En el caso de que la enfermedad siga avanzando y se produzca insuficiencia respiratoria, "se podría poner también tratamiento con oxigenoterapia en casos avanzados".

El doctor Miguel-Díez es, además, el autor principal del estudio publicado el pasado mes de mayo. En este estudio se concluye que "las condiciones climáticas y la contaminación del aire hacen que la enfermedad empeore". "La contaminación está reconocido como un factor de riesgo también que contribuye al desarrollo de la enfermedad, pero en enfermos que ya están diagnosticados de la EPOC (objetivo de nuestro estudio), la contaminación puede provocar una exacerbación, es decir, un aumento de la enfermedad que le lleve al paciente a consultar a urgencias o a tener que ingresar. Y además, eso se asocia también, a un aumento de mortalidad dentro del ingreso hospitalario", explica desde el otro lado de la línea telefónica.

El estudio se realizó a partir de los datos de 162.338 ingresos hospitalarios por exacerbación de la EPOC entre 2004 y 2013 y se cruzaron los datos con los del clima y contaminación. "La mediana de edad fue de 75,1 años y el 83,5% eran hombres. Las comorbilidades más frecuentes fueron diabetes leve sin complicaciones (24,5%), insuficiencia cardíaca congestiva (19,3%) y enfermedad renal (11,1%)", indican en el estudio.

Los datos son totalmente anónimos y no fue necesario pedir permiso a los pacientes ya que se recabaron del CMBD, es decir, el Conjunto Mínimo Básico de Datos. "Cuando un paciente ingresa del hospital, al alta hay que reportar una serie de datos al Ministerio de Sanidad y todos esos datos de todos los hospitales se reúnen en esta base de datos". "Más del 97% de los pacientes que son dados de alta, en un hospital público o privado, se refleja los datos ahí, con lo cual es muy representativa de los ingresos hospitalarios por exacerbación de EPOC", explica el neumólogo.

Aunque el estudio es en otoño-invierno, puede suceder algo similar con el calor: "Cuando hay mucho calor en verano, con vienen las olas de calor sobre todo, también se pueden producir picos de contaminación, porque los contaminantes primarios, que son el óxido nítrico (NO), el monóxido de carbono (CO), el material particulado, procedente en gran parte del tráfico rodado, esos contaminantes primarios pueden reaccionar con la luz solar y dar lugar a contaminantes secundarios, por ejemplo el ozono. Pero el ozono malo, es decir, hay dos tipos de ozono. En este caso, es el troposférico, que está en las capas más bajas de la atmósfera". "Por eso en periodos de olas de calor también puede haber contaminación y también esa contaminación provoca un empeoramiento en pacientes que tienen EPOC u otras enfermedades respiratorias como el asma", afirma el neumólogo.

Cómo afecta la contaminación y el frío

La contaminación y el frío, según este estudio, son dos factores que alteran a los pacientes con EPOC produciéndoles más exacerbaciones, es decir, un empeoramiento de la enfermedad que puede llevarles no solo a urgencias sino también a un ingreso hospitalario. Pero, ¿por qué?

"Hay varios mecanismos que pueden estar desempeñando un papel en ese sentido", comenta el neumólogo. "Uno de ellos es el estrés oxidativo, es un mecanismo en el que la contaminación ambiental podría digamos reaccionar con sustancias químicas que hay en el medioambiente y provocar un daño en el epitelio de las vías aéreas y una disminución de la capacidad de defensa del sistema inmune. También, otro mecanismo, es que la contaminación puede provocar inflamación de los bronquios, y si ya de por sí los bronquios están reducidos de calibre en pacientes con EPOC, esa inflamación podría contribuir a un cierre adicional de los bronquios". "Por otra parte, estos pacientes tienen un mayor depósito de partículas contaminantes en el pulmón porque sus mecanismos de aclaramiento mucosilar, es decir, una serie de mecanismos que cuando entra una partícula, la eliminan, están también más deteriorados". "Así que el estrés oxidativo, la inflamación y el mayor depósito de las partículas contaminantes del pulmón son factores que influyen en ese empeoramiento agudo que sufren los pacientes con EPOC en periodos de contaminación", indica.

Tampoco hay que olvidarse de la gripe, que suele proliferar en épocas frías, o de la neumonía. En pacientes con EPOC, una infección respiratoria "puede provocar un empeoramiento de la enfermedad de base", concluye el neumólogo.