– Nov 3, 2019, 12:25 (CET)

Bloodshot será el primero: la competencia de Marvel y DC prepara su desembarco en el cine

Bloodshot, de la editorial Valiant, será el primero de una nueva ola de superhéroes de pequeñas editoriales que también quieren llegar a la gran pantalla.

El mundo de los superhéroes basados en los cómics siempre se ha movido en una dicotomía entre Marvel y DC, algo que se ha trasladado de forma directa a la pantalla a lo largo de la última década. Sin embargo, las viñetas norteamericanas también están marcadas por otras editoriales de menor tamaño que también han querido y conseguido colar sus propios personajes entre el público, y que ahora quieren empezar también a desembarcar en la gran pantalla o las plataformas de streaming.

Estos últimos días hemos conocido el primer trailer de Bloodshot, un antihéroe que estará interpretado por Vin Diesel y que cuenta la historia de un soldado de élite norteamericano al que consiguen salvar de la muerte gracias a nanotecnología. Visto muchas veces como un híbrido perfecto entre Wolverine y The Punisher, Bloodshot fue durante algunos años la historieta más vendida en el mercado norteamericano, y todo ello a pesar de no contar con el sello de Marvel o DC, sino con el de Valiant Comics, compañía que en estos últimos años ha plantado cara a las dos grandes.

Bloodshot será estrenada en febrero de 2020 dirigida por Dave Wilson y producida por Sony, estudio que parece que en medio de sus idas y venidas con Marvel por Spider-man, se está posicionando en la compra de derechos de personajes de otras editoriales.

Pero es bastante probable que la película protagonizada por Vin Diesel solo sea la primera de varias que van a tirar del baúl de historias que han publicado sellos como la propia Valiant, Imagine o Dark Horse, seguramente el gran tridente independiente más allá del duopolio DC-Marvel.

De Flash Gordon a Hellboy

La historia de las películas de superhéroes salidos en los cómics pero que no proceden de Marvel o DC es casi tan antigua como el propio género, y en gran medida tuvo una eclosión mucho más temprana durante los 90 que el actual auge provocado por el UCM y compañía.

Su primer referente es Flash Gordon, el héroe galáctico que, aunque no puede considerarse un superhéroe al uso, plantó muchas de las bases heredadas del género pulp que después sirvieron de sustrato a Superman y el resto de personajes primigenios.

Flash Gordon (1980)

Creado en 1934 por Alex Raymond y publicado por Kings Featured, las aventuras de Gordon dieron luz a tres películas ya solo cuatro años después, pero su primer desembarco moderno en el cine se produjo en 1980 de la mano de Universal. Con un presupuesto importante para la época de casi 20 millones de dólares, la película se considera hoy de culto por su estética rematadamente ochentera. Desde 2010 se ha venido hablando de un reboot de este personaje, cuyos derechos eran propuedad de FOX (y por lo tanto ahora de Disney), con nombres involucrados como Taika Waititi, director de Thor: Ragnarok -en principio para una película de animación- y Jules Avery para una en acción real, que parece más en el limbo.

De esta misma época germinal de los superhéroes modernos proceden también los personajes de The Phantom (también de Kings Featured y creado por Lee Falk), El Avispón Verde -nacido en un serial de radio pero que desde los años 40 tuvo su propia tira de cómics- o el mítico The Spirit de Will Eisner. Todos ellos tuvieron su propia adaptación a la gran pantalla, a menudo sumando más sombras que luces.

The Phantom (1996)

De 1996, la película de The Phantom se ha convertido en una pieza de frikismo jugosa por su colorido traje morado y sus hiperbolizados clichés, que seguramente no atinaron al llevar un héroe de los 40 a los cánones de casi medio siglo después. De forma más reciente, The Spirit (2009) significó el debut en solitario a la dirección de Frank Miller, en otra película que pasó con más pena que gloria, al igual que The Green Hornet (2011), cuya adaptación resultó rentable en taquilla gracias al tirón entre el público norteamericano, pero que también es posible obviar.

Los 90 también nos dejaron la traslación a la gran pantalla de otros cómics independientes como la rareza por la muerte de Brandon Lee El Cuervo (1994, cuyo cómic fue publicado por la editorial Caliber), o el futurista Judge Dredd con Sylvester Stallone en 1994, que recientemente tuvo un remake, además de, como no, del antihéroe Spawn (1997), del que hablaremos más adelante. Todas elloas anticiparon en cierta medida la era actual de los superhéroes antes de los estrenos de Blade (1998) y la primera entrega de la saga X-Men (2000).

Hellboy (2004)

Sin embargo, no cabe duda de que el personaje de cómic noteamericano con más presencia en pantalla es Hellboy, creado por Mike Mignola para el sello Dark Horse, quien tuvo sus primeras entregas en el cine de la mano de Guillermo del Toro y Columbia Pictures y que en este mismo año tuvo su reinicio con David Harbour en el papel del personaje rojo. Pero Hellboy no es el único personaje de Dark Horse que ha llegado en la gran pantalla. En los 90 ya llegó a acuerdos para ceder sus derechos en las adaptaciones de Mystery Men (1999) y la recordada La Máscara (1994) de Jim Carrey, todo un éxito de taquilla en su momento.

El futuro: el remake de Spawn y el futuro del universo Valiant

Ahora mismo, y tras el estreno de Bloodshot el año que viene, el próximo gran proyecto planificado de superhéroes fuera de la órbita de Marvel y DC seguramente sea Spawn, con Jamie Foxx confirmado para el papel principal y Jeremy Renner también como protagonista.

El personaje creado por Todd McFarlane para la editorial Imagine, que creó tras salir de Marvel por desacuerdos económicos junto con varios compañeros en 1992 y que ha dado éxitos como The Walking Dead, tuvo una primera película que hoy también se mueve en esa delgada línea entre el cine de culto por sus rarezas y lo que se sabe a ciencia cierta que no acaba de ser buen cine.

Spawn (1997)

Poco se sabe a ahora de este reboot, más allá de que McFarlane tendrá el control absoluto del guion, y puede que también de la dirección. Blumhouse, productora de referencia en el terror de los últimos años, está al cargo del proyecto, lo que promete una versión mucho más oscura y descarnada del antihéroe.

También es probable que si Bloodshot funciona, Sony quiera explotar más personajes del sello Valiant en un futuro, partiendo por Harbinger, un grupo de jóvenes con superpoderes o XO Manowar, su héroe espacial. Hay que tener en cuenta que Valiant, creada a finales de los 80 por el ex jefe de Marvel Jim Shooter, cuenta con el se considera el tercer universo de superhéroes más importante tras Marvel y DC, que ha conseguido colocar algunas de sus cabeceras entre las más leídas.

Además de Imagine y Valiant, también existen proyectos para llevar al cine Irredeemable, la historia de una especie de Superman maligno del sello Boom! con guión de Mark Waid, que no obstante pertenecía a FOX y, tras su compra, ahora está dentro de los tentáculos de Disney. También hay numerosos proyectos de guion sobre historietas de Mark Millar, autor de las ya llevadas a la pantalla Wanted o Kick Ass y otros muchos personajes en numerosas editoriales, y que recientemente llegó a un acuerdo con Netflix para vender los derechos de parte de sus creaciones.