RED no volverá a intentarlo en el mercado de smartphones. Tras lanzar un –muy– anticipado Hydrogen One en octubre de 2018 y recibir este constantes críticas desde entonces por no haber conseguido materializar en él las promesas de la compañía (diseño tosco, procesador desfasado, pantalla holográfica que no ofrecía los resultados esperados, entre otros), la firma tira finalmente la toalla.

Curiosamente, la decisión tiene lugar después de que el pasado mes de junio la empresa anunciase que se encontraban preparando una segunda versión del terminal. El bautizado entonces como Hydrogen Two supliría los problemas del primero, de los cuales se culpaba a sus socios elegidos en China para el proceso de manufacturación del smartphone, y se aseguraba que este nuevo producto estaba "siendo diseñado y trabajado metódicamente para sorprender y superar las expectativas".

El adiós de Jim Jannard

El cese del proyecto Hydrogen ha sido anunciado por el propio fundador de RED, Jim Jannard, en una publicación en la que comunica también su retirada de la firma de cámaras profesionales. "Recién cumplidos los 70 años y teniendo algunos problemas de salud, es hora de que me retire", expresa. "Cancelo el proyecto HYDROGEN, terminando una carrera que ha incluido Oakley, RED Digital Cinema e HYDROGEN".

Termina así la tímida incursión de la firma en el complejo panorama actual que es el de la telefonía, un mercado en el que muchos quieren triunfar pero no todos lo consiguen. Resultan inevitables los paralelismos con Essential, otra firma estadounidense que, como RED, no cosechó el éxito esperado con su primer terminal y que lo intentará de nuevo con otro aún más extravagante.