Han pasado dos años desde la tercera temporada de Mr. Robot. Por tal motivo el primer episodio de la cuarta entrega de la serie de Sam Esmail se toma su tiempo y nos vuelve a poner en contexto. No debemos olvidar que se trata de la última temporada de esta serie protagonizada por Rami Malek.

Te recordamos no seguir leyendo si no has visto el episodio 4x01, "Unauthorized".

La nueva temporada arranca justo después de lo sucedido en el final de la tercera. Sin embargo, como es costumbre en Mr. Robot la narración de los eventos no necesariamente es lineal, más que nada cuando se trata de nuestro viejo friend, Elliot. Así, nos reunimos de nueva cuenta con Angela y Price, quienes terminan de confesarse sus sentimientos y, claro, sus resentimientos. Sin embargo todo va a mal pues Angela dice que quiere vengarse de Whiterose, por todo el daño que causó y que, en especial, le causó a ella. Claro que ponerse al tú por tú con la cabeza del Black Army no es nada sensato, así que sin mayor aviso llegan dos tipos y asesinan a Angela.

La muerte de Angela es un, sin duda, una muerte anunciada. Además el show necesitaba tocar a alguno de sus personajes principales. Aunque no es sorprendente sí que es interesante cómo es presentada su muerte, con ese lenguaje cinematográfico tan especial de Esmail. Lo vemos a lo lejos, como un hecho aislado del mundo de Price, casi como un evento que no está sucediendo. Por esto mismo lo hace tan especial y tan memorable. Angela dice que no opondrá resistencia y espera sin inmutarse, los despiadados soldados de Whiterose le disparan sin dudar.

Por su parte el propio Price expresa su impotencia, también nos revela que fue usado para grabar a su propia hija. Es decir: está al completo servicio de Whiterose —como todos en el mundo al parecer—. De cualquier forma la líder del Dark Army le habla y le dice que se tenía que hacer porque él no lograba controlar a la chica. Esto será relevante porque hacia el final del episodio veremos a Prince posicionado en otro lugar del tablero que Whiterose cree dominar por completo.

Elliot y Mr. Robot

Hemos visto de todo con estos dos: que se engañan, que se ignoran, que pelean, que discuten. Es el turno de verlos trabajando en conjunto. Para Elliot la famosa Fase 2 fue demasiado, murieron tantas personas que su lucha inicial, aquella en la que quería destruir a E Corp y liberar a las personas de su enorme control, luce ya como una ingenuidad. Elliot ha aprendido que la ambición del poder y el control social y económico no desaparecerá, solo pasará de manos, y lo único que se puede hacer es escoger al titiritero menos despiadado con las personas de a pie.

Es por eso que Elliot y Mr. Robot —los seguidores de la serie sabrán que esto no es una locura— se ponen en marcha y comienzan a armar un plan que no nos es revelado del todo. Lo que sí vimos es que Elliot chantajea a un abogado corrupto y pedófilo que tiene mucha información de las huellas del Dark Army. Esta escena es bastante buena, con intrigas, persecuciones, errores fatales y con esa narración que han convertido a Mr. Robot en una serie destacada.

Si analizamos un poco la historia de Mr. Robot lo cierto es que se trata de un show bastante interesante, pero que ha cometido el mayor error de todos en estos tiempos con tantas opciones de entretenimiento: tomarse el tiempo en nimiedades. Pero no se malinterprete lo anterior conque todo debe ser vertiginoso o que se trate de un recurso inválido, hay series increíbles que se toman su tiempo —como Better Call Saul—, sin embargo no alargan sus tramas o le dan vueltas a asuntos que deben ser resueltos. Y es que si comparamos la extraordinaria primera temporada de Mr. Robot con las siguientes, nos encontraremos con eventos que no siempre funcionan o que habrían funcionado mejor si se hubieran "desenredado" de una forma más ágil. De cualquier forma en Mr. Robot no deja de haber tensión y revelaciones importantes, como el caso de Dom (Grace Gummer) y su investigación a puerta cerrada que hizo durante la segunda temporada, sin duda uno de los mejores personajes de este show.

Así pues, vemos que pese a todos los movimientos que Elliot y Mr. Robot intenten hacer, el Dark Army es demasiado poderoso y no será fácil salir ileso. El abogado es eliminado pero alcanza a darle a Elliot el nombre de una persona que tiene más información. Al menos eso cree nuestro friend, solo para descubrir de que se trata de Honey pot, que en seguridad informática es una herramienta para atraer y analizar ataques, sí, como Elliot. Así es como nuestro protagonista cae en la trampa y es llevado a su departamento en donde le inyectan heroína. Por un momento se entiende que se le aplicó tal cantidad de droga como para provocarle una sobredosis. Aunque, si somos estrictos, Whiterose no dijo que se eliminara a Elliot, sino que le "dieran una lección por haber mordido la mano de su amo", al menos así lo pidió la siniestra asistente de Whiterose.

También vimos a Dom y su precario estado emocional; que está en casa de su madre y que hasta allá alcanzan los brazos del Dark Army. Más de ella aparecerá en el nuevo episodio y esperemos más de la propia Darlene, quien también está enfrentando las consecuencias de sus actos; la tristeza que expresa por su amiga Angela es desgarradora. Y así con todos estos personajes rotos, el mundo colapsado, las piezas del tablero por el piso, un Tyrell Wellick conmocionado y elevado a héroe, en fin, con un montón de cosas por resolver es que Mr. Robot no esperará cada semana durante los trece episodios que conformarán esta cuarta y última temporada.

Al final la duda queda en el aire, pues, es nada menos que Price el que llega al final. ¿Será que él es el autor del Honey pot para atraer a Elliot y vengar a su hija? Y ¿qué está planeando nuestro viejo friend? Ya lo veremos el próximo episodio llamado "Payment Required".