Amazon Prime Video estrenó recientemente la serie Homecoming confeccionada por Sam Esmail, el creador de Mr. Robot. Se trata de un interesante thriller psicológico protagonizado nada menos que por Julia Roberts, visualmente magnífico que, aunque la historia languidece hacia el final, logra ser sorprendente en muchos sentidos. Acá hablamos de ella sin spoilers.

Homecoming va de una trabajadora social llamada Heidi Bergman (Julia Roberts) que para sorpresa de todos, para empezar para ella misma, se encuentra trabajando como mesera en un restaurante apenas decente luego de tener un prometedor empleo en una enorme corporación. Una investigación gubernamental lleva a desentrañar la extraña historia de Heidi, así como del programa llamado "Homecoming", el cual prometía la reinserción social de soldados luego de estar en combate.

Cuando Heidi es cuestionada al respecto se da cuenta de que algo no marcha bien y que desconoce por qué está viviendo con su madre y trabajando como mesera. A la par vamos siguiendo la investigación, así que la historia corre en varios sentidos y esto hace muy interesantes los 10 episodios de media hora que conforman la primera temporada de Homecoming.

En el excelente reparto encabezado por la propia Julia, encontramos a una cara conocida de Mr. Robot, Bobby Cannavale, quien interpreta a Colin Belfast, un alto directivo de un enorme conglomerado, por cierto, de prácticas malvadas. Por otro lado se encuentra Stephan James, quien da vida a Walter Cruz, un soldado que llega a Homecoming y que crea una peculiar relación con Heidi. De hecho la historia comienza cuando Cruz ingresa al programa; su progreso y los extraños sucesos que de aquí se derivan forman el arco principal.

La huella de Esmail es muy marcada en esta serie. Tal como hizo en Mr. Robot se arriesga en la forma de contar su historia, tanto en la estructura como en la dirección. Homecoming es una serie con impecable estética y sorprendente en su narrativa visual. Así como en la serie protagonizada por Rami Malek, en esta nueva serie sus encuadres son muy interesantes y cada elemento a cuadro está cargado de significados profundos para los personajes y la historia. Pero, Esmail también copió, lamentablemente, algunas de las debilidades de su anterior show: la historia languidece en muchos puntos y el suspenso que intenta transmitir tiene mucha más forma que fondo.

Homecoming es de esas series se disfrutan enormemente aunque no tengan una historia poderosa. Sin embargo, lo que ayuda a que el show no se caiga es que también cuenta mucho sin contar, es decir, ahí está la enorme corporación malvada que fabrica prácticamente cada producto y servicio que se consume; ahí está el gobierno y sus intereses bélicos; ahí está la burocracia asfixiante que maneja los asuntos más delicados con apenas unos papeles y unos tecleos. También está, como calca a carbón de Mr. Robot, que el personaje principal jamás sabe lo que está ocurriendo y, es más, solo al final se esclarecen las cosas —o casi—.

Otra parte interesante es el manejo de la música y la mezcla de sonidos. Las atmósferas que crea Esmail son impecables; además hace uso de recursos propios de las películas clásicas de suspense. Uno puede creer que eses elementos ya no funcionan en estos tiempos pero el creador de la serie lo consigue y nos sorprende. Además, como en Mr. Robot tiene una banda sonora muy interesante.

Así pues, esta serie de Amazon engrosa el catálogo de la plataforma con su sorprendente propuesta. Para los fans de Esmail y de Julia Robert —o ambos— se trata de un título imperdible. Para los fanáticos puristas del suspence encontrarán elementos del género pero una historia que se deshebra desde muy temprano y para los de los thrillers psicológicos, el drama puede resultar un tanto desinflado. De cualquier forma Homecoming ya se encuentra disponible para los suscriptores de Amazon Prime Video.