El Sistema Estratégico Automatizado de Comando y Control (SACCS) de los Estados Unidos, organismo responsable de gestionar todas las operaciones nucleares del país norteamericano, anunció que finalmente dejarán de usar los disquetes de 8 pulgadas. Tuvieron que pasar 50 años para realizar este importante movimiento. Los disquetes serán reemplazados por unidades de estado sólido (SSD) de alta seguridad, según informaron las autoridades.

Resulta complicado entender cómo un sistema tan importante —y peligroso— seguía dependiendo de una tecnología que surgió en la década de los 70s de la mano de IBM. Sin embargo, existe una razón por la que continuaron usando los disquetes durante 5 décadas: seguridad máxima. Cualquier movimiento en los ordenadores se hace de manera presencial, nada a distancia. Los disquetes almacenaban información de Seguridad Nacional.

Para el gobierno estadounidense es inviable adoptar una tecnología de red para gestionar su arsenal nuclear; no pueden arriesgarse a que hackers logren vulnerar un sistema que, en las manos equivocadas, podría ocasionar una catástrofe mundial. Ese es el principal motivo por el que sus misiles nucleares dependen de la entrega directa de hardware. Ahora, sin embargo, se usarán unidades SSD.

Por razones obvias, la SACCS no ha revelado las especificaciones de las nuevas unidades de almacenamiento, pero afirman que son "altamente seguras". Se trata de una solución propia en la que han trabajado durante varios años. Según el organismo, el plan de actualizar sus equipos comenzó en 2017, y no solo incluye prescindir de los disquetes. El objetivo era también renovar las terminales y ordenadores, ya que seguían usando un IBM Series/1 de 1976. Este último se dejó de fabricar en los 80s.

Algunas divisiones de la defensa estadounidense no quieren apresurar la actualización de sus sistemas. En el caso de la Fuerza Aérea, por ejemplo, siguen apoyando el uso del IBM Series/1, pues les proporciona otra capa de seguridad, según mencionó a C4isrnet Jason Rossi, comandante del Escuadrón 595 de Comunicaciones Estratégicas de la Fuerza Aérea. No tiene dirección IP, así que es prácticamente imposible acceder a estos usando los protocolos de red convencionales. Pese a lo anterior, se espera que todos abracen la "modernización" a más tardar en 2020.

Rossi acepta que existe un inconveniente significativo al momento de trabajar con tecnología antigua: las reparaciones. Y es que el personal recién llegado está especializado en mantener ordenadores modernos. En la actualidad, cuando la placa base o chip dejan de funcionar, se desecha y se reemplaza con una nueva, pero esa práctica nos es posible con los componentes viejos:

Los desafíos se vuelven un poco más grandes cuando en realidad los estamos reparando a nivel de componente. El mayor desafío es el entrenamiento. Muchos jóvenes no están expuestos a este tipo de sistemas y, por lo general, lleva bastante tiempo para que todos se capaciten y puedan trabajar con un sistema más antiguo, como este.