El pasado junio, DJI presentaba el RoboMaster S1, su primer robot –terrestre esta vez–, programable y con fines educativos. Equipado con hasta 31 sensores, entre los que se incluyen parachoques e incluso una cámara, llega al mercado europeo –incluida España– por un precio de 549 euros con disponibilidad inmediata.

En esa etiqueta no se incluye, no obstante, el mando para control remoto propio. Este se vende por separado en un kit denominado Juega Más, que añade además bolas de gel extra, una batería y un contenedor de bolas por un precio de 169 euros a través de la web de DJI.

RoboMaster S1, iniciación a la programación e IA

El RoboMaster S1 es modular, por lo que será ampliable con piezas compatibles que la marca pueda ir sacando con el tiempo. Cuenta con una placa que puede ser programada tanto en Scratch 3.0, más adecuado para los más pequeños, como en Python –u otros lenguajes de más bajo nivel como C o C++–, aunque la programación no es un requisito.

Sin ella, el S1 es capaz de distinguir algunos elementos y eventos por visión por ordenador, como reconocimiento de líneas, marcadores, otros robots idénticos a él e incluso personas, gestos y palmadas.

El robot programable de DJI puede ser controlado mediante una aplicación móvil de la marca, que permite visualizar en primera persona lo que está viendo su cámara.