DJI, el popular fabricante de drones, ha presentado el RoboMaster S1, un pequeño robot de control remoto enfocado en la educación. El objetivo de la compañía china es que los menores aumenten su comprensión sobre ciencia, matemáticas, física y programación de una manera más divertida. Estará disponible en Estados Unidos, Japón y China por 500 dólares. De momento no hay información sobre su llegada a otros territorios.

El vehículo hereda la forma de un tanque de combate todo terreno, ya que puede moverse hacia cualquier dirección gracias a sus ruedas Mecanum con 12 rodillos. Según DJI, el procesador es lo suficientemente potente para desempeñar diferentes tareas al mismo tiempo, como procesar la inteligencia artificial, interpretar las instrucciones de control e incluso realizar una transmisión de vídeo a través de Wi-Fi, ya que integra una cámara de 5 megapíxeles (apertura f2.4) con un ángulo de visión de 120 grados. Puede grabar vídeo 1080p a 30 imágenes por segundo.

En la parte superior se encuentra una torreta que lanza rayos infrarrojos y proyectiles. No habrá necesidad de preocuparse por los disparos, RoboMaster S1 utiliza bolas de gel muy pequeñas que son totalmente inofensivas. Su estabilizador mecánico tiene un rango de giro de 540 grados y 65 de inclinación, ampliando así su campo de visión.

En el interior encontramos una batería de 2.400 mAh y un motor M3508I de alto rendimiento, mismo que ofrece un torque de hasta 250 Nm. Sus algoritmos y un sistema de seguridad le permiten mantener la estabilidad en todo momento. Adicionalmente, los parachoques tienen sensores para detectar los impactos de proyectiles o de los rayos infrarrojos. Los datos generados a partir de los impactos se transmiten en tiempo real, una característica ideal para las competencias de robótica.

En total, el RoboMaster S1 integra 31 sensores que cumplen todo tipo de propósitos, desde mapear el entorno que lo rodea, reconocer objetos, personas y movimientos, identificar sonidos o identificar impactos, como se explicó anteriormente. Tiene hasta 46 componentes programables, de los cuales 6 aprovechan la inteligencia artificial. Los lenguajes de programación que pueden usarse con el robot son Phyton y Scratch 3.0. Este último es una de las mejores alternativas para iniciarse en el mundo del código.

El vehículo puede controlarse desde una aplicación móvil, desde la cual será posible elegir entre los diversos modos de funcionamiento: FPV, para tener una perspectiva en primera persona del robot y conducirlo libremente. Carrera, para competir contra otros RoboMaster S1 en circuitos creados por cualquiera. Todos contra todos, una batalla en la que los proyectiles será nuestro principal aliado. Por último está la opción de Lab, que da acceso a la programación del vehículo y sus componentes.