Los patinetes eléctricos aparcados en las aceras es uno de los problemas más importantes en el tránsito de peatones en las grandes ciudades. En sitios como Madrid centro, son un problema por la estrechez de las calles, y las protestas de muchos usuarios a la hora de sortearlos abocan a estos vehículos a acabar tirados en la calle.

Para poner freno a esta práctica que se ha extendido dada la inexistencia de zonas habilitadas para aparcar los patinetes, el Gobierno está desarrollando un nuevo real decreto que prohibe expresamente que los patinetes eléctricos puedan ser aparcados en las aceras de la vía pública.

Así lo ha confirmado el director de la DGT dentro del marco del Real Decreto de Vehículos de Movilidad Personal (VMP) que ya fue anunciado hace casi un año, en noviembre del 2018, y que está todavía pendiente de su publicación en el BOE, tal como apuntan en Teknautas.

El problema de los patinetes podría tener así solución para los peatones y las personas con barreras de movilidad, en tanto sumados a otros elementos de la vía pública, como las terrazas de los bares y restaurantes, los bancos, las motos de uso compartido y los propios patinetes, se han convertido en un obstáculo para moverse libremente por las ciudades.