El tiburón blanco es uno de los animales más temidos, pero también hay gente a la que le encanta poder verlos en su hábitat natural. Por eso, es común encontrar que se ofrezca a los turistas meterse en una jaula y bañarte en una zona rodeado de este fiero animal. Una experiencia que para muchas personas es única.

Una situación irrepetible es exactamente lo que vivió un grupo de turistas que querían nadar entre tiburones cerca de la costa australiana y vieron un comportamiento extraño en uno de ellos: comenzó a nadar de espaldas, tal y como recoge IFLScience. Este ejemplar era una hembra de unos 3,5 metros de longitud, según el portavoz de Calypso Star Charters, la empresa dueña de la embarcación desde la que se grabó al animal.

Esta forma de nadar es bastante muy rara, no se sabe con exactitud por qué lo ha hecho, pero los expertos ya han empezado a buscar una respuesta. Lo más probable, según explica Molly Zaleski, una científica marina de Alaska, es que se acercó al bote para verlo "y terminó nadando involuntariamente sobre su espalda". Sin embargo, lo más curioso es que hacer esto produce en los tiburones y otros animales marinos como las rayas lo que se llama inmovilidad tónica. Se trata de un estado natural de parálisis que se produce, en la mayoría de los casos, cuando el animal se encuentra con una amenaza.

"Este estado de trance puede ocurrir naturalmente. También se puede inducir en tiburones y rayas al estimular los pequeños poros sensoriales ubicados en su hocico", explica en su portal la organización británica Shark Trust. "Cuando el tiburón se gira sobre su espalda, se cree que se desorientan e ingresan en este estado. Los músculos del tiburón se relajan y su respiración se vuelve profunda y rítmica. Cuando se libera, el tiburón sale de este estado", añaden.

Normalmente la inmovilidad tónica está vinculada con estados de miedo ante amenazas ya que hace que el animal parezca que está muerto. Sin embargo, ¿qué amenaza podría paralizar a un tiburón blanco de esta manera? La ciencia aún no tiene una respuesta, algunos científicos apuntan, como recoge Shark Trust, que puede ser usado por las orcas para atacar a estos feroces animales mientras que hay quien cree puede estar relacionado con el apareamiento. Quizás, incluso, se trata de un comportamiento vestigio, es decir, que antes sirviera a los tiburones, pero que ya no. Por el momento, no se puede saber con exactitud a qué se debe esta inmovilidad, pero las imágenes son cuanto menos curiosas.

Este vídeo ha sido grabado por Wendy Bower-Leech mientras se encontraba en un barco perteneciente a la compañía Calypso Star Charters. A pesar de este extraño momento, el tiburón blanco estuvo durante horas alrededor del barco, para deleite de los turistas.