El pasado mes de agosto, mientras el mundo miraba las Perseidas, el fotógrafo Ethan Chappel capturaba, por accidente, un destello en Júpiter. Los investigadores han realizado un estudio sobre qué podría ser lo que se estrelló y, ahora, han presentado los resultados en la reunión EPSC-DPS 2019 en Ginebra (Suiza) sobre qué clase de objeto impactó contra el planeta.

¿Fue una misión espacial enviada desde la Tierra? ¿Quizá una nave extraterrestre? No, ninguna de las dos es la respuesta correcta. Parece que la densidad del objeto apunta a que se trata de un meteorito que tiene a partes iguales piedra y hierro. Este pequeño asteroide explotó en la atmósfera superior de Júpiter, a unos 80 kilómetros por encima de las nubes, liberando una energía equivalente a 240 kilotones de TNT, tal y como afirman desde Science Alert.

¿Cómo es este objeto? El análisis, realizado por los astrónomos Ramanakumar Sankar y Csaba Palotai, del Instituto de Tecnología de Florida, han concluido que se trata de un asteroide que probablemente tenía de 12 a 16 metros de diámetro y una masa de aproximadamente 450 toneladas.

Uno puede pensar: ¿y por qué esos datos no pueden pertenecer a un cometa? Bueno, parece ser que la clave está en la curva de la luz que se generó en la explosión y que sugiere que la composición es de hierro pedregoso, es decir, que tiene partes iguales de hierro y silicatos. Y esta es una estructura más común en asteroides que en cometas.

Detecciones

Aunque Chappel dio con el destello, ni siquiera lo encontró en el mismo momento. Tuvo que esperar hasta que usó el software de código abierto DeTeCt para ver la explosión que captó de forma accidental. DeTeCt ha sido desarrollado por el astrónomo aficionado Marc Delcroix y el físico Ricardo Hueso, con el objetivo especifico de ver este tipo de destellos en Júpiter y Saturno. Además, se trata del primer impacto que se ha encontrado mediante este sofware.

De hecho, las detecciones tanto en Júpiter como en Saturno son muy extrañas de ver. No porque no sucedan sino porque la visibilidad de ambos planetas depende de la posición de la Tierra respecto a ellos. Se ha podido hacer una estimación con los datos de impactos en Júpiter, pero no sucede lo mismo con el otro planeta. En el caso del primero, sabemos que caen una media de 20 a 60 objetos de este tamaño al año. Actualmente, la base de datos DeTeCt tiene 103 días de observaciones de Júpiter, pero solo 13 días para Saturno, lo que dificulta saber con más precisión cuántas veces caen cuerpos de este tipo en el planeta anillado.

👇 Más en Hipertextual