Otro de los cambios relevantes que incluyen los nuevos iPhone 11 y iPhone 11 Pro es que dejan de lado la tecnología 3D Touch que llevaba con nostros unos años y que permitiría interacciones en la pantalla en función de la presión. Ahora, los nuevos terminales de Apple reemplazan este sistema por la Respuesta háptica, que ya vimos en el iPhone XR, aunque no es tan potente como la anterior, es suficiente para recibir feedback de nuestras acciones en la pantalla del terminal.

No está muy clara la decisión que ha tomado Apple para eliminar 3D Touch, pero de un tiempo a esta parte si que es cierto que era una funcionalidad que poco a poco empezaba a estar en desuso, no solo en apps de terceros, también en las de la propia Apple, con pocas novedades a este respecto y que además quedaban encerradas en los iconos de las aplicaciones y a algunas funciones del Centro de Control.

Con todo, la funcionalidad en sí no se ha perdido, puesto que el teléfono sigue ofreciendo algunas de las características dentro del Centro de Control, en las propias apps y en la pantalla de bloqueo, como la apertura de la cámara o el encendido de la linterna. También siguen presentes las acciones avanzadas en los controles de volumen y brillo desde el mencionado centro de control, y en términos generales solo se trata de reemplazar una característica por otra.

Habrá que probar a fondo los nuevos terminales para qué implica en el día a día, pero dadas las opciones disponibles en el actual XR, es algo que no echaremos de menos, quizás en algunas aplicaciones de terceros que si que hacían uso intensivo de esta funcionalidad, que recordamos no ha sido del todo eliminada, si no reemplazada por la llamada respuesta háptica cuyo comportamiento es extremadamente parecido a lo que teníamos hasta ahora.