Huawei ha aprovechado la presentación de los nuevos Mate para enseñar al mundo también su nueva televisión, a la que la propia compañía la ha definitivo como un smartphone gigante, tanto por prestaciones como por posibilidades: diseño sin bordes, 4K Quamtum Dot, multiscreen y compatibilidad con IoT son algunas de sus características más señaladas.

Quizás las bondades más interesantes de esta TV, más allá de las funciones clásicas relegadas a las smart Tvs es sin duda su punto de partida de inteligencia artificial, que gobierna un chip propio y complementa una cámara que está atenta al usuario y permite realizar videollamadas o comprobar el estado de los ojos del usuario, además de funcionar como entrenador personal con un apartado específico de fitness.

La cámara, para evitar levantar la suspicacia de los usuarios, se esconde automáticamente cuando no se está usando dentro de la TV. Este sistema multimedia se complementa con un centro de sonido integrado 8.1 con emulación virtual de sonido y compuesto de varios altavoces, de forma que permite un sonido mucho más refinado que la mayoría de opciones de TVs planas del mercado.

La Huawei Vision también es compatible con el hogar conectado y según la compañía es capaz de controlar más de 900 dispositivos IoT de más de cien categorías distintas, desde enchufes inteligentes hasta robots aspiradora.

La TV incluye un controlador remoto inalámbrico con touchpad y acceso directo para las funciones más importantes de la televisión, junto con un sistema de proyección que permite proyectar en la pantalla todo lo que tengamos en el móvil solo con acercar el terminal al mando.

De momento se desconoce el precio y la disponibilidad.