A unos días de que el Porsche Taycan, el primer vehículo eléctrico de la marca, consiguiera un tiempo de vuelta de 7 minutos 42 segundos en el legendario circuito de Nürburgring, Elon Musk alzó la mano y prometió que el Tesla Model S correrá en la pista alemana la próxima semana.

El CEO de Tesla no ofreció mas que un tuit con la frase "Model S en Nürburgring la próxima semana" ayer por la noche, por lo que suponemos que es para vencer el tiempo del Taycan en uno de los circuitos más desafiantes del mundo.

La variante que correrá en la pista sería el Model S Performance "Raven", quien recientemente destruyó en el cuarto de milla a otros deportivos como el Mustang, Corvette o Camaro, consiguiendo un tiempo de 10,546 segundos a una velocidad máxima de 202,78 kilómetros por hora.

Esta no sería la primera vez que un Model S se aventura a correr en Nürburgring. En 2014 completó una vuelta en 10 minutos, aunque un tercio del tiempo con potencia reducida a causa de un posible sobrecalentamiento de la batería.

El coche de Tesla también participó en el Pikes Peak International Hill Climb, estableciendo un nuevo récord de subida para un vehículo eléctrico de producción con 11 minutos 48 segundos.

Elon no ha solicitado un espacio en Nürburgring

Nürburgring Nordschleife /Foto TiM_BiG

Si Elon Musk planea batir la marca del Porsche Taycan en Nürburgring, primero deberá reservar tiempo para hacer vueltas sin más tráfico. De acuerdo con Road & Track, Tesla no ha enviado una solicitud a quienes operan el circuito, quienes confirman que todos los espacios exclusivos ya se encuentran agotados para la temporada.

Las peticiones para un slot en la pista se realizan con mucha anticipación. De acuerdo con un informante, Tesla estaría en proceso de enviar el Model S Raven a Alemania para correr en Nürburgring, aunque no será tan sencillo conseguirse un espacio ya que "la marca no tiene presencia ahí".

Conocido también como el "Infierno Verde" es uno de los circuitos más exigentes del mundo, gracias a la variedad de curvas, pendientes y crestas que exigen la mayor habilidad por parte de los pilotos. El Nordschleife tiene una longitud de 20.832 km y una impresionante recta al final en donde puede medirse la aceleración máxima de los vehículos.