– Sep 3, 2019, 10:05 (CET)

Cuando el cómic se vuelve obra de arte

A partir del 29 de agosto de este año, los fanáticos podrán adquirir Amazing Fantasy # 15, Uncanny X-Men # 1 y The Incredible Hulk # 181 —todos clásicos del género— por la módica cantidad de 40 dólares cada uno. Las portadas de estas pequeñas joyas del mundo de las historietas llegarán en edición limitada como póster para ponerlos al alcance de una audiencia más amplia. Otra prueba más que en la actualidad el cómic es algo más que una forma de entretenimiento y, sí, más cercano a una obra de arte.

A partir del 29 de agosto de este año, los fanáticos podrán adquirir Amazing Fantasy # 15, Uncanny X-Men # 1 y The Incredible Hulk # 181 —todos clásicos del género— por la módica cantidad de 40 dólares cada uno. Las portadas de estas pequeñas joyas del mundo de las historietas llegarán en edición limitada como póster para ponerlos al alcance de una audiencia más amplia. Otra prueba más que en la actualidad el cómic es algo más que una forma de entretenimiento y, sí, más cercano a una obra de arte.

Para celebrar el ochenta aniversario de la editorial Marvel Comics, Gray Matter Art llevará las primeras apariciones de los emblemáticos Spider-Man, X-Men y Wolverine a serigrafías en tamaño póster. Cada pieza tendrá un valor de 40 dólares y estará a la venta como conmemoración no solo la importancia de los ejemplares en el mundo de las historietas, sino también en la cultura pop.

De nuevo, el cómic insiste en ser mucho más que una simple forma de entretenimiento para acercarse a un fenómeno artístico, lo cual se trata de una de las evoluciones más interesantes dentro de un género con frecuencia menospreciado y minimizado. Las piezas que se convertirán en material para coleccionistas son una buena manera de analizar la repercusión de las historietas sobre la forma de narrar historias en la actualidad y también, las relaciones que sostienen esta aún intrigante expresión artística.

En la actualidad, cada de una de las portadas de los célebres cómics tiene un valor cercano a los miles de dólares, dependiendo de su condición y sobre todos las de Spider-Man, que se han convertido en pequeñas curiosidades de alto costo dentro del selecto mundo de los coleccionistas. El póster homenaje vienen a demostrar que el valor de las piezas resulta considerable y además, comienzan a comprenderse como verdaderos objetos de subasta o catálogo de arte.

¿Podemos esperar que el cómic alguna vez cuelgue de las paredes del museo? ¡Aguarda! ¡Ya está ocurriendo!

Un breve recorrido por un arte peculiar

YouTube/Jazza

La primera exposición que se dedicó atención al mundo del cómic — como una forma de arte — fue la del Museo de Artes Decorativas de París que se llevó a cabo en el 1967 y tuvo por título Bande Dessinée et Figuration Narrative. En 1983, se inaugura Splat, Boom, Pow! en el museo Whitney de Nueva York y por primera vez, se realiza un recorrido visual a través del cómic como vanguardia artística.

No obstante, sería en el año 1987 cuando la exposición Art et Innovation dans la Bande Dessinée Européenne del Museo de Arte Contemporáneo de Gante mostraría al gran público europeo el cómic como una rama independiente del arte e incluiría en su catálogo varias primeras ediciones de Marvel y DC. También lo haría en el año 1992 la exposición High & Low: Modern Art and Popular Culture en el MoMA de Nueva York, que incluyó una profunda investigación sobre el diseño de personajes, la forma de creación visual del cómic y el lenguaje visual utilizado en las historietas.

En el año 2011, la biblioteca del Congreso de EE.UU., realizó una exposición de arte dedicada en exclusiva a los cómics. Titulada Timely and Timeless, incluía algunas de las mejores 128,000 piezas de arte relacionada con el mundo de las historietas. Por extraño que parezca, fue la primera oportunidad en el catálogo de una institución semejante, incluyó el término “artístico” para describir al mundo de las viñetas, lo que se convirtió en todo un hito en la forma como se percibe —y se interpreta— el género en la actualidad.

La exitosa exposición no fue el primer evento que la biblioteca del Congreso estadounidense ha realizado reconocimiento y celebración a la industria del cómic y sus alcances. En el año 2017, la muestra Library of Awesome, mostró a los fanáticos las 100 piezas más importantes de su colección, en un intento de familiarizar al público con la trascendencia del mundo del cómic más allá de los círculos especializados. “Los cómics atraen a fanáticos y coleccionistas de todas las edades. Lo que mucha gente no sabe es que la Biblioteca del Congreso también es coleccionista “, dijo la bibliotecaria del Congreso Carla Hayden, durante la promoción de la exposición, lo que es sin duda una forma de reconocer el significado y el peso del cómic en la industria del entretenimiento a través de las décadas.

De hecho, la venerable institución mantiene una considerable colección de cómics históricos, que incluyen casi 140.000 cómics publicados a partir de la década de 1930. Su enorme archivo mantiene originales de la primera aparición de Spider-Man (considerado por la biblioteca como parte de la historia estadounidense) y clásicos universales del género como Famous Funnies №1 (1934), considerado por muchos como el primer cómic estadounidense. Los curadores, además, conservan un archivo específico para las primeras apariciones de las personajes más emblemáticos de Marvel y DC, Batman, Los Cuatro Fantásticos y el Increíble Hulk, los primeros números de Archie (toda una institución en el país) y Luke Cage: Hero for Hire y Supergirl. Se trata de una de las colecciones más grandes del mundo y también de las más completas, que permite a investigadores y fanáticos recorrer la transición del cómic de un entretenimiento minoritario a lo que se le suele llamar el “noveno arte”.

Con la llegada al formato de póster de varias de las portadas fundacionales del mundo de las historietas, el reconocimiento a su trascendencia —a sus creadores y la industria que le rodea— se hace más notorio y también, su especial significado como parte de la memoria colectiva del arte y entretenimiento universal. Todo un logro que llevó años alcanzar.