– Sep 20, 2019, 13:01 (CET)

‘Blinded by the light’: emotiva oda a la adolescencia, a la música y a los sueños

La historia de un joven de origen paquistaní en la Inglaterra de finales de los ochenta y su pasión por la música de Bruce Springsteen nos emocionan en un relato tierno, cuidado y esperanzador.

A estas alturas del año, no hay quien se sorprenda cuando anuncian un nuevo remake. Con las películas basadas en algún grupo musical está empezando a suceder algo parecido. Es el legado que nos ha dejado el enorme éxito de Bohemian Rhapsody y que nos ha abocado a tener en cines Rocketman, Yesterday o The Dirt. En este contexto tan musical llega Blinded by the light, inspirada en la música de Bruce Springsteen. Con tal descripción, es difícil que la cinta atraiga a un público desarraigado del cantante norteamericano.

Sin embargo, Springsteen es solo una excusa para contar una historia que resuena con la situación actual de forma escalofriante. Esta película nos narra la historia real de Javed Khan (Viveik Kalra), un adolescente de origen paquistaní que reside con su familia en una localidad de Inglaterra a finales de los ochenta. Tiene que lidiar con las consecuencias del Gobierno de Margaret Thatcher, el auge del neofascismo, la recesión económica y oleadas de racismo y xenofobia que afectan especialmente a una familia de inmigrantes. No obstante, la cinta no cae en un dramatismo exacerbado. Lanza un mensaje de optimismo, superación y amor, sin que ello mine por un segundo la importancia del contexto hostil en el que se desarrolla.

Warner Bros. Pictures

Tanto el protagonista, con un mundo interior inmensamente rico y una inspiradora forma de ver el mundo, como los personajes que lo acompañan, consiguen transmitir una sensación cálida al espectador. Ejemplo de ello es la profesora de literatura (Hayley Atwell) que demuestra ser una de esas maestras por vocación cuyas clases no se ven afectadas por la actitud pasiva del alumnado. Es ella la que sabe apreciar el talento de Javed y lo anima a seguir escribiendo.

Hayley Atwell (Universo Cinematográfico de Marvel, Saga Harry Potter) es la cara más conocida del reparto, pero no por ello la interpretación más impresionante. Viveik Kalra evoca una expresión inocente que invita al espectador a querer firmar los papeles de adopción cuanto antes, y Aron Phagura, que toma el papel de su mejor amigo, retrata a un personaje que es la encarnación humana de un rayo de sol. Dos componentes imprescindibles para que el mensaje entrañable de la película cale bien en la audiencia. A ellos se suma Nell Williams (Juego de Tronos), que da vida a la adolescencia rebelde y comprometida con las causas sociales. Ella es punto de anclaje de Javed al mundo real, que lo trae de vuelta de Bury Park cada vez que su imaginación vuela demasiado alto.

Los tres juntos son el reflejo de una adolescencia electrizante, al mismo tiempo soñadora y crítica con el sistema. Una imagen que es fácil observar actualmente en el mundo y que se contrapone a la superficialidad e hipersexualización a la que se ven sometidos los personajes jóvenes de otras series, como Élite o Euphoria. Es cierto que nos presenta un panorama quizá demasiado optimista —la situación es dramática, pero la forma de afrontarla es muy positiva—, pero el optimismo es algo que escasea en el cine reciente y siempre es de agradecer.

Blinded by the light habla, en última instancia, de cómo la música puede alcanzarnos en en el momento adecuado y hacernos soñar, del mismo modo que esta película puede alcanzar a los jóvenes afectados por la precariedad laboral y económica y que ven cómo sus aspiraciones se alejan más y más. Es la chispa de esperanza que necesita una generación perdida y asustada, al borde de la catástrofe climática e identitaria que asola el planeta entero; una película esperanzadora en medio de un océano de dramas devastadores.

Warner Bros. Pictures

Blinded by the light es una oda a la adolescencia en toda su maravillosa contradicción. Es la frustración de no poder hacer todo lo que quieres, ya sea por falta de medios, presión familiar o pudor propio de la edad; es que se te encoja el estómago al estar con ese primer enamoramiento y tener ganas de comerte el mundo aunque no sepas por dónde empezar; es no tener paciencia con el paso del tiempo y angustiarte por no poder salir de una ciudad que se te queda pequeña. Blinded by the light da una patada al dicho que asegura que la juventud está desperdiciada en la gente joven y nos retrata una adolescencia que quiere aprovechar al máximo lo que tiene al alcance.

No podía ser de otra manera al estar dirigida por Gurinder Chadha, que bendijo el cine occidental con Quiero ser como Beckham en 2002 y está más que curtida en el plano de las películas adolescentes. Ella misma es una ferviente fan de Springsteen y ambos factores han sido clave para dar una segunda vida a la historia de Sarfraz Manzoor, el verdadero Javed, que ya había contado su vida en la novela Greetings from Bury Park, de 2007.

Warner Bros. Pictures

El relato de cómo la música de El Jefe lo inspiró para no rendirse ante la adversidad no ha caducado treinta años después. La juventud de 2019 tiene muchos más puntos en común con su historia de lo que cabría pensar, del mismo modo que él se sintió identificado con las letras de Springsteen cuando ya ni siquiera era un cantante de moda. Al fin y al cabo, alude a esos primeros momentos de madurez que nos enseñan a lidiar con las frustraciones de la vida adulta, mucho menos justa de lo que nos merecemos.

La mentira de ser adulto

Javed cree que han "nacido en el momento equivocado, en la familia equivocada y en la ciudad equivocada". Son las palabras de quien se encuentra a la deriva en la búsqueda de su propia identidad, a caballo entre su vida británica y sus orígenes orientales; de quien sabe que tiene mucho más que aportarle al mundo de lo que el mundo le deja mostrar.

En medio de este torbellino de emociones, la relación con su padre, conservador y de mano dura, su madre, abnegada y trabajadora, y su hermana, una joven que busca su sitio igual que él, Javed explora las diferentes versiones de sí mismo y se cuestiona cada decisión tomada hasta el momento. Blinded by the light es la historia de Javed y la historia de cualquier otro adolescente incomprendido por su entorno y abocado a unas condiciones de vida injustas, con un final de los que te hacen estar agradecido de haber ido al cine.