La economía de las apps ha cambiado diametralmente el panorama laboral de muchos países europeos que, hasta la eclosión del smartphone y su mercado directo e indirecto, no conseguían cuotas de digitalización al nivel de otras regiones. De todos los mercados de apps, el de Apple, por su importancia y por lo que supone en ingresos para los desarrolladores, es uno de los más atractivos, y no solo para aquellos que generan remuneración directa a través de la aplicación.

En este sentido, y tomando como ejemplo en España, el tejido laboral relacionado con las apps de iOS ha crecido un 26% en tan solo tres años, en parte gracias al interés de los usuarios en las apps y en parte a la inversión que Apple lleva realizando para potenciar en este mercado, a través de programas de formación para desarrolladores y programadores que quieren hacer de iOS un punto de entrada para sus servicios y aplicaciones.

De esta forma, y según estimaciones del PPI (Progressive Policy Institute), una entidad norteamericana centrada en políticas de innovación, se calcula que la App Store genera unos 77.000 empleos en España, un dato que agrupa tanto los empleos directos como los indirectos pero que tiene una relación directa con el ecosistema de apps de Apple y sus dispositivos. De hecho, de esa cifra, se han sumado unos 16.000 nuevos empleos relacionados con la tienda de apps de Apple solo en los tres últimos años, según datos actualizados en agosto.

Esta cifra coloca a España como el quinto país con mayor impacto en la economía de las apps para iOS dentro de Europa, lo que supone que todavía tiene un gran margen de crecimiento. De forma local, son Madrid y Barcelona las que mayor protagonismo tienen dentro de España, y se colocan entre las 15 ciudades europeas más destacadas en la economía de las apps. En cifras, Barcelona se sitúa en el séptimo lugar, con un total de 32.000 empleos relacionados, y Madrid figura en el puesto decimoprimero, con 25.000 puestos de trabajo conectados con la App Store.

Los esfuerzos de Apple en su apuesta por los desarrolladores de apps está teniendo, sin duda, sus frutos, en un momento en el que parece que las sinergias entre el interés de los programadores por digitalizar sus servicios y la apuesta de Apple por este mercado, está alcanzando altas cotas.

En total, se estima que son más más de 1,5 millones de puestos de trabajo los que la App Store ha creado en Europa directa o indirectamente, lo que constituye uno de los mayores motores de empleo dentro de la economía digital.

👇 Más en Hipertextual