Uber ha presentado los resultados financieros de su segundo trimestre fiscal de 2019. Las cifras no son nada alentadoras para los inversionistas, pues la compañía de transporte reportó pérdidas de 5.200 millones de dólares. Según mencionan, esta situación se debe a las compensaciones basadas en acciones tras iniciar su camino en la bolsa de valores el pasado mayo. Al excluir la susodicha compensación, la pérdida fue de 1.300 millones de dólares.

Por otra parte, los ingresos fueron de 2.870 millones de dólares, una cantidad que se ubica por debajo de las estimaciones de los propios inversionistas, quienes anticipaban una entrada de 3.050 millones de dólares en el último trimestre. Las métricas del informe generaron que el valor de las acciones de Uber cayera un 13% al momento de escribir esta publicación.

Dara Khosrowshahi, CEO de Uber, mencionó a la cadena CNBC que el panorama será diferente el próximo año: "Creemos que 2019 será nuestro año de inversión más importante. En 2020 y 2021 verán que las pérdidas disminuirán". Además, el ejecutivo afirmó que la competencia por dominar el sector del transporte de pasajeros ha disminuido. "Definitivamente hemos visto una mejora el entorno competitivo", agregó.

Si bien el principal negocio de la empresa continúa siendo el transporte de personas, Khosrowshahi reconoció que la entrega de alimentos es un mercado que puede impulsar sus beneficios en el futuro gracias a su amplio margen de crecimiento, tanto en los Estados Unidos como en el resto del mundo. "Con el negocio de la comida hay mucho capital persiguiendo un gran crecimiento, y somos el líder a nivel mundial. Por lo tanto, no espero que sea rentable en el próximo año o el siguiente, francamente".

La posición actual de Uber se aleja de su principal competidor, Lyft, compañía que debutó en la bolsa durante marzo. Apenas ayer reportaron que sus ingresos fueron de 867 millones de dólares en los últimos tres meses, un 72% más respecto al mismo periodo del año anterior. Su previsión de ingresos para 2019 se incrementó en un rango entre 3.470 y 3.500 millones de dólares. Eso sí, también revelaron pérdidas de 644 millones de dólares por concepto de compensaciones.