Uber y Lyft empiezan a admitir lo que los ciudadanos de las grandes ciudades ya sabían. Su actividad, lejos de agilizar el tránsito por la ciudad, congestionan más las vías públicas. Y es que el aluvión de coches del tipo VTC o de particulares que hacen esta actividad en aquellos lugares en los que está permitido, junto con el parque de taxis actuales, transporte público y particulares, están saturando las vías, máxima cuando por normal general no supone el trasporte de grandes grupos, ya que su mayoría son transportes unitarios.

Aunque el estudio que ha revelado estos datos, y encargados a una consultora especializada llamada Fehr & Peers es para el mercado de los Estados Unidos, es fácilmente extraplorable o otras grandes ciudades -con particularidades, eso sí-. En este sentido, se ha analizado lo que se conoce como Vehicle miles traveled tax o VMT por sus siglas en inglés de septiembre de 2018, que mide la tasa aplicada a los automovilistas en función de cuántas millas han viajado, comparando así los datos de ambas compañías con el total de cada área.

Los datos revelan que, a pesar de que los vehículos personales y comerciales los superan enormemente, Uber y Lyft siguen siendo responsables de la participación más significativa del VMT en las ciudades analizadas: Boston, Chicago, Los Angeles, San Francisco, Seattle y Washington DC. Los resultados del estudio se presentan en dos niveles, uno para el área regional, incluidas las ciudades y suburbios circundantes, y otro para el condado "central" de cada región, que contiene la parte principal de la ciudad con la mayor concentración de empleos.

En números, los resultados muestran que Uber y Lyft representan solo entre el 1 y el 3% de VMT en las áreas metropolitanas más amplias de cada ciudad, pero esos números aumentan al acercarse al centro de las ciudades. En San Francisco, por ejemplo, Uber y Lyft representan hasta el 13.4% del total. Un número tremendamente elevado para un solo sector.