Han sido varias las ocasiones en las que hemos hablado de la criptomoneda de Telegram, sin que en ninguna de ellas se haya concretado nada más que las intenciones de la compañía que monetizar, de forma descentralizada, dentro de la plataforma. Lo que siempre ha estado claro es que lanzamiento de Gram, que así se llama su criptomoneda, tenía una fecha limite del 31 de octubre, algo que parece que va a cumplir el servicio de mensajería, según apuntan en The New York Times y en The Block, el medio especializado en criptomonedas.

La idea detrás de Gram es la crear una estructura descentralizada parecida al Bitcoin, y aunque se utilice su plataforma para el intercambio, la compañía no tendrá ningún control de cómo se usa y hacia donde se desplazan los pagos que se realicen con Gram, por lo que está muy claro las intenciones, desde el punto de vista operativo, que pretende la compañía con este movimiento más allá de tener un capitalización extra.

En este sentido, los token de Gram ya salieron a la venta en julio a través de un intercambio llamado Liquid. Una operación que triplicó el precio de venta respecto a la colocación privada de estos tokens, que a través de la compañía Gram Asia, que era el mayor tenedor de tokens de Telegram, consiguió colocar una parte de los mismos a un precio de cuatro dólares cada token.

Sea como sea, parece que la idea es la de empezar las operaciones con Gram en los próximos dos meses, puesto que la compañía quiere tener listas sus billeteras digitales para los más de 200 millones de usuarios de la aplicación, y que se convierta en un sistema de pagos estable e interesante, estandarizado dentro de la plataforma y que además vaya más allá de la misma, algo complicado ahora que los reguladores tienen el foco puesto en estos sistemas por la irrupción inminente de Facebook en este mercado.